| 04 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Bous al carrer
Bous al carrer

Compromís compara los ‘bous’ con la mutilación de clítoris o la lapidación

La coalición insiste en que “las tradiciones buenas han de perdurar, las aberraciones no” sobre los bous al carrer, y equipara su impacto económico con “la industria de las armas”

| E. M. Edición Valencia

La ofensiva de Compromís contra los bous al carrer, uno de los debates que la coalición ha espoleado en las últimas semanas, no cesa pese a que resulte incómodo para sus socios del PSPV o para alcaldes del propio Compromís que acogen festejos taurinos en su pueblo. Algunos dirigentes suben el nivel contra los bous a los que llegan a comprar con otras “tradiciones aberrantes” como la ablación del clítoris, la lapidación de mujeres o los matrimonios forzados con niñas.

En estos términos se expresa la concejala de Compromís en el Ayuntamiento de Valencia, Gloria Tello, delegada de Bienestar Animal, en un extenso artículo en contra de los bous al carrer, artículo que comparten y aplauden numerosos compañeros. Tello ataca que se pueda defender que los bous al carrer sea “tradición” o “cultura”, uno de los argumentos de los defensores de estos festejos.

Para la dirigente de Compromís, “numerosas tradiciones actuales tienen siglos de historia, como la ablación del clítoris, los matrimonios forzados con niñas, las lapidaciones o las ejecuciones públicas. Acatarlas acríticamente, sin plantearnos su sentido por el hecho de llevar cierto número de años haciéndose, nos impedirá avanzar”, como si fuera comparable una lapidación con un festejo de bous al carrer.

 

La concejala niega el carácter tradicional porque, según ella, “los bous al carrer se expanden en las fiestas populares en los últimos 40 años en la Transición”, argumento que se da sin datos y que se contradice, por ejemplo, si vemos la antigüedad de fiestas como la Entrada de Toros y Caballos de Segorbe.

Gloria Tello señala expresamente al toro embolado y toro en cuerda como “maltrato y violencia explícita hacia al animal” -curiosamente uno de los pueblos donde es más tradicional el toro en cuerda, Chiva, lo gobierna Compromís- y subraya que “las tradiciones buenas han de preservarse, las aberraciones no”.

La concejala de Compromís también ataca argumentos como el beneficio económico que hay en torno a los bous al carrer y las ganaderías, y lo hace comparándolo con las industria de las armas “que también reaviva la economía de muchos países y no por ello su idoneidad está justificada”.

La concejala insiste en que “no hay nada de cultura en torturar y matar animales” y anima a sus compañeros a seguir los pasos del Ayuntamiento de Valencia que prohibió algunas prácticas de los bous al carrer en las pedanías en 2016. Por cierto, en Valencia se han celebrado este año bous al carrer en algunas pedanías, mostrando la propia contradicción -lo que no dejan es toro embolado-.