| 21 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Pedro Sánchez, Ximo Puig y Fernando Grande-Maslaka durante la visita a las zonas afectadas del incendio en la zona de Bejis,
Pedro Sánchez, Ximo Puig y Fernando Grande-Maslaka durante la visita a las zonas afectadas del incendio en la zona de Bejis,

Puig y Mollà evitan dar explicaciones de los incendios en Les Corts

Sólo Gabriela Bravo hablará de los incendios 'in extremis', sin tren ni Medusa, los más graves de los últimos 30 años, en la Comisión Permanente que aprobará ayudas para los afectados

| Sonia García Edición Valencia

El Gobierno Botànic tiene previsto este martes pasar el rodillo y evitar así que el presidente Ximo Puig o  conselleras como Mireia Mollá den explicaciones este viernes en la Diputación Permanente (el pleno de Les Corts durante la vacaciones parlamentarias) sobre las tragedias acaecidas en agosto: incendios, tren de Bejís, y desastre en el festival Medusa de Cullera.

En el último momento, se ha confirmado la comparecencia de la consellera de Justicia, Gabriela Bravo -responsable de las Emergencias-, para hablar sólo de la actuación en los incendios de Bejís y Vall d'Ebo, dejando en el tintero temas como el 'tren del pánico' o el accidente del Medusa.

La decisión se toma en la Junta de Portavoces. En principio, el Consell barajaba la posibilidad de que compareciera Gabriela Bravo, y en el resto imponer la estrategia de la dilación, por lo que habrá que esperar al día 16 de septiembre, en comisión, para conocer en sede parlamentarias las primeras explicaciones del Gobierno de Puig.

Con la mirada puesta en la precampaña, arranca un beligerante inicio del curso político donde el Botànic evitará dar explicaciones, o al menos, las aplaza varias semanas, sobre los asuntos más recientes que ponen en cuestión su gestión. 

La oposición ha pasado a la táctica del desgaste pidiendo las comparecencias de Puig y Bravo por la tragedia del Medusa Festival que acabó con un joven de 22 años fallecido y más de 40 personas heridas. También del presidente de la Generalitat por el incidente del tren de Bejís y de la consellera de Emergencia Climática, Mireia Mollà, por su ausencia durante la gestión de los incendios. 

A la mochila del Botànic se suma la infrafinanciación, el colapso en sanidad y en dependencia. Además, a nivel judicial, arrastran varias causas entre las que destacan el caso Azud, Alquería, la investigación del hermano del presidente, Francis Puig y la causa contra la exvicepresidenta Mónica Oltra, que comparecerá ante el juez el próximo 19 de septiembre. 

En este contexto, Ximo Puig, con una estrategia de dilatación al estilo Rajoy, trata de alejarse de las controversias. Habrá que esperar al 16 de septiembre para conocer las explicaciones del Consell por boca de Gabriela Bravo. De hecho, esa comparecencia será muy posterior a la  de esta semana de la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, quien defiende la actuación de Adif y, por consiguiente, la implícita responsabilidad de la Generalitat en el incidente del tren Valencia-Zaragoza que estuvo rodeado por las llamas en la vía.  

Además, el Botànic tratará de escurrir el bulto haciendo énfasis en cualquier hito en la gestión del Consell y este viernes, concretamente en la Comisión Permanente de les Corts,  anunciando la aprobación, por un lado, de un Decreto Ley de ayudas por los incendios, otros sobre  la reducción del importe de las tasas y precios públicos para hacer frente a la inflación y, un tercer decreto, sobre la reducción del precio de los abonos de transporte y multiviaje de los servicios de transporte terrestre de la Generalitat.

El presidente no subirá a la palestra hasta la cuarta semana de septiembre cuando está previsto el primer pleno de les Corts de este curso político, que coincide con el debate del estado de la Comunitat.

El Partido Popular  ha amagado con una comisión de investigación ante la negativa de Puig de dar explicaciones de forma voluntaria. Todo apunta a que el principal partido de la oposición  diseña una estrategia en la recta final de legislatura "muy dura" que incluye el incidente de tren de Bejís y los histórico incendios  de esta agosto en Castellón y Alicante con más de 30.000 hectáreas quemadas.