20 de febrero de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Mila Ximénez confiesa el drama familiar que le impedía ir a Superviventes

Mediaset le aseguró a Patiño un bombazo de impresión para que la ausencia de Jorge Javier Vázquez no provocara fisuras. La colaboradora se marcha a la isla sin saber si volverá.

Con Jorge Javier Vázquez pasándoselo en grande en la Polinesia junto al todoterreno Jesús Calleja, María Patiño hizo una vez más las veces de presentadora sustituta de Sálvame Deluxe para sacar adelante el programa que le sigue dando a Telecinco alegrías la noche de los viernes. 

Ni la confesión de Marta Sánchez reconociendo que siempre ha tenido complejo de "tetona" ante una descolocada Susanna Griso, eclipsó el bombazo que Mediaset y Mila Ximénez tenían preparado para arropar a Patiño. La colaboradora de Sálvame confirmó en directo que el próximo mes de abril participará en la nueva edición de Supervivientes que ultima la cadena. 

El ambiente andaba calentito desde que Mila se hiciera de rogar ante sus compañeros de la tarde sin dar una respuesta. ¿Se encontrará en la isla con Matamoros y Makoke? Eso es lo que se huele la audiencia a pesar de que ella reconoció que no le haría ninguna gracia coincidir con la esposa de su compañero. Kiko, en plató, corroboró el rumor. Makoke está en tratos para ir a la isla. Lo que no explicó fue si las desavenencias entre la exmodelo y los productores eran económicas o es que no está dispuesta a lidiar con los humos de la ex de Santana cuando anden faltos de comida y llenos de sueño.

El año pasado Mila se quedó con las ganas. En la revisión médica previa al gran salto, los médicos le encontraron unos miomas que resultaron benignos. Lo que no se sabía hasta ahora es que poco después "de lo suyo", como se refirió a su intervención quirúrgica, a su hermana le diagnosticaron un cáncer que le hizo dudar de su marcha. Sin embargo, con el apoyo de su familia y sin dejar de "ponerse en lo peor", finalmente se lanza a la aventura porque quiere "dejar de vivir en una guerra diaria que yo provoco". 

"No le tengo miedo al frío ni al hambre. No voy a echar de menos ni la comida ni la cama", o eso dice ahora. "Tengo que dar una vuelta de tuerca a mi vida" fue el argumento que propiciará la marcha, la cual se cerró en 20 minutos y sin muchas preguntas, según el relato de la propia Mila porque de pensarlo quizás no lo hubiera hecho. Lo de volver a su silla de Sálvame quedó para la siguiente entrega. De momento, reconoce que sería bueno "retirarse un tiempo" si consigue llegar a los tres meses y asegurarse el suficiente dinero. 

Comenta esta noticia
Update CMP