25 de marzo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Mataró, una población de históricos privilegios reales, “rompe” con la Casa Real

Amparada y amurallada por los Reyes, y honrada con la primera línea de ferrocarril del reino, los independentistas dan el cante y anuncian la ruptura de relaciones institucionales.

Muchas ciudades y pueblos de Cataluña atesoran estrechos lazos con la Corona. Pero pocos le deben tanto como el municipio barcelonés de Mataró que, sin embargo, acaba de romper las “relaciones institucionales” con la Casa Real por obra y gracia del independentismo.

Así, la localidad que fue honrada con privilegios por Fernando el Católico, amurallada y rehabilitada durante los reinados de Felipe II y Felipe III y destacada entre todas las poblaciones de España dotándola de la primera línea de ferrocarril en 1848, con la reina Isabel en el trono;  responde con ingratitud a la Casa Real declarándola ‘non grata’, por empeño de los separatistas.

 

Mural conservado en el Museo de Mataró que evoca la llegada del primer tren a Mataró, con los escudos reales en la locomotora.

 

En concreto, la Junta de Portavoces del Ayuntamiento de Mataró, ha dejado en minoría al partido del alcalde, el socialista David Bote,y se ha posicionado contra la actuación del Rey Felipe VI durante los acontecimientos que siguieron al 1-O.

Según el texto de la declaración institucional aprobada por los representantes de los grupos municipales de CiU, ERC, VoleMataró, CUP e ICV, que describe cómo después de la huelga general del de octubre a causa de “la brutalidad y el terror policial ejercido contra la ciudadanía el 1 de octubre” el rey de España, Felipe VI se pronunció públicamente en un discurso marcado por “su tono beligerante y partidista”.

 

Remarcan que el Rey de España, "un personaje que nunca se ha sometido a una votación, se atrevió a calificar de antidemocráticos, desleales e irresponsables” a los representantes electos del pueblo de Catalunya, acusándolos, a su juicio, de enfrentar y dividir la sociedad catalana y de poner en peligro la estabilidad económica y social.

Tras los hechos acontecidos con posterioridad al 1-O, los partidos firmantes consideran que el Rey “mintió deliberadamente en su discurso cuando dijo que cualquier persona puede defender sus ideas dentro de los respeto a la ley”. También lamentan que el monarca “nunca ha hecho ningún discurso contra la corrupción o contra los recortes”.

Por todo, han decidido que una  de las ciudades catalanes que más le deben históricamente a la monarquía, rompa relaciones con Zarzuela.

 

Comenta esta noticia
Update CMP