29 de mayo de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Illa se ve forzado a admitir el fiasco: los 9.000 test "fake" eran 650.000

Illa, este viernes.

Illa, este viernes.

Sanidad estudia ahora endurecer aún más el confinamiento. El ministro se sigue sacudiendo la chapuza y Montero echa la culpa a los mercados internacionales.

El Gobierno no logra salir del enredo por su fiasco en la operación de compra de material sanitario a China. Y tras las revelaciones periodísticas, el ministro de Sanidad se ha visto forzado este viernes a reconocer que la partida de test de prueba del Covid 19 era mucho más importante que lo que el Ejecutivo había reconocido en un principio: de 9.000 hasta 650.000 ejemplares.

Salvador Illa ha anunciado que se van a devolver un total de 650.000 test diagnósticos del coronavirus por no tener "el nivel de fiabilidad requerido" y que serán sustituidos por otros que sí cumplan con los requisitos de calidad necesarios. Sin concretar en que fecha llegarán a España.

Tras el Consejo de Ministros extraodinario de este viernes,  Illa ha vuelto a eludir cualquier tipo de responsabilidad y  ha trasladado un "mensaje de tranquilidad" a la población ante la retirada de las primeras tandas de test que llegaron a España para avanzar en el diagnóstico de posibles positivos de coronavirus. "Estamos haciendo un esfuerzo para adquirir test de diagnóstico rápido que nos permita comparar mucho mejor el nivel de extensión del virus en España".

 

Illa ha insistido que el Gobierno ha realizado "varias operaciones" en China con "distintos proveedores" para adquirir hasta 5,5 millones de test, que aún se está tramitando. Antes, se adquirieron 609.000, de los que las primeras 9.000 unidades "no han pasado los filtros de calidad", a un proveedor "habitual" del sistema sanitario nacional, según ha defendido.

"Este producto tenía todas las garantías, el certificado de calidad... pero nosotros evidentemente hacemos las comprobaciones cuando llega el producto, que no tenía el nivel de fiabilidad requerido", se ha tratado de justificar el ministro, quien ha detallado que 50.000 unidades que habían llegado "no se han distribuido".

Así que en total, se devolverán y sustituirán 650.000, según Illa. "España no va a perder ninguna oportunidad de adquirir productos, pero va a ser exigente con la calidad del material, y va a hacer las comprobaciones necesarias", ha reivindicado.

El cuestionado titular de Sanidad ha vuelto a repetir el mantra de la semana: que "en los próximos días" va a llegar una "cantidad muy importante" de test rápidos dentro del acuerdo con proveedores chinos que va a garantizar un total de 5,5 millones de estas pruebas diagnósticas, que se van a revisar por las autoridades como las partidas anteriores. Pese a la retirada de 600.000 test, el ministro cree que no van a influir en la evolución de la lucha contra el coronavirus en España.

Porsu parte, la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, -que ha desplazado a Illa al frente de las compras internacionales- ha achacado el desabastecimiento de material sanitario a la "competencia feroz" en los mercados para hacerse con productos como prevención ante el coronavirus.

"Todos los países están reservando las producciones nacionales. China se ha reservado el 50 por ciento, y solo saca a exportación el 10 por ciento", ha contado, añadiendo que todo el Gobierno "está trabajando a disposición" del Ministerio de Sanidad para que el material sanitario necesario "llegue a la mayor brevedad posible".

Comenta esta noticia