19 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El PP contraataca rápido para frenar a Sánchez: "No se saldrá con la suya"

Sánchez y Calvo en sus escaños.

Sánchez y Calvo en sus escaños.

Los populares van a utilizar todos los mecanismos a su alcance para que el presidente socialista no logre aprobar los Presupuestos sirviéndose de subterfugios parlamentarios.

La artimaña utilizada por Pedro Sánchez para reformar la Ley de Estabilidad Presupuestaria por la vía rápida y así evitar el veto del PP a sus Presupuestos en el Senado ha desatado una tormenta parlamentaria. 

 

El PP ha anunciado este miércoles que empleará todos los cartuchos legales que tiene para evitar que socialistas y Unidos Podemos se sirvan de una reforma de la Ley del Poder Judicial para dotar de medios a los jueces en la lucha contra la violencia de género como caballo de Troya. "No se saldrá con la suya", sostienen desde la dirección del grupo parlamentario popular en el Congreso.

El grupo va a solicitar a la Mesa de la Cámara que no se admita dicha enmienda, por constituir "un fraude al procedimiento legislativo y una vulneración del artículo 23.2 de la Constitución, que entre otras manifestaciones incluye el derecho de los parlamentarios a ejercer su cargo en condiciones de igualdad y legalidad", según los populares. 

Cabe recordar que el PP y Ciudadanos tienen mayoría en la Mesa del Congreso, y ambos se oponen a lo que consideran una "cacicada" de Sánchez para aprobar sus Presupuestos a toda costa y no tener que convocar así elecciones generales. 

Los de Pablo Casado se plantean incluso acudir al Tribunal Constitucional para frustrar los planes del presidente. En el año 2011 el TC se pronunció en contra de introducir una enmienda a una ley orgánica en otra totalmente distinta que estuviera en tramitación. El Constitucional sentó doctrina entonces, según los populares, a la hora de exigir "congruencia y homogeneidad" en el contenido de las enmiendas. 

Más allá de la batalla jurídica que ha abierto el presidente socialista, ésta es también una batalla política de primer orden. El PP y Cs quieren impedir a toda costa que Sánchez apruebe los Presupuestos de 2019 porque ello supondría prorrogar los actuales, que heredó de Mariano Rajoy. Lo que seguramente le llevaría a la convocatoria adelantada de elecciones. 

Según los cálculos del presidente, las cuentas públicas han de estar aprobadas en febrero del año próximo: en plena precampaña de las elecciones municipales, autonómicas y europeas. 

Comenta esta noticia
Update CMP