21 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Temblor en Podemos: Carmena y Colau le llevan a Iglesias muy malas noticias

Caras largas en la noche del domingo en la marca catalana de Podemos.

Caras largas en la noche del domingo en la marca catalana de Podemos.

Los "alcaldes del cambio", antiguo motor del partido de Iglesias, se han desangrado este domingo en Madrid, Barcelona, Valencia y Zaragoza. Justo en el peor momento y sin tiempo de reacción.

Las especiales circunstancias de las elecciones generales del 28-A, aperitivo de una nueva cita con las urnas en apenas un mes, obligan a los partidos políticos no solo a analizar y desgranar sus resultados de este pasado domingo, sino también a agilizar estragias para contener daños de cara a las autonómicas, municipales y europas del 26 de Mayo.

Y en el cuartel general de Podemos, donde aún digieren el desplome en las urnas pese a convertirse en posible muleta del PSOE, una sensación de vértigo se ha instalado en las últimas horas con la vista puesta en el ámbito en el que más poder acumulan los de Pablo Iglesias desde 2015.

Y es que a los morados, sus autodenominado alcaldes del cambio les han traído muy malas noticias. Los mismos, Manuela Carmena, Ada Colau, Joan Ribó o Pedro Santisteve, que tantas buenas noticias le dieron al líder morado.

Los resultados de este domingo hablan por sí solos y dibujan un escenario muy preocupante para dentro de un mes. Podemos se ha dejado más de 200.000 votos en las principales capitales, con la excepción de Cádiz, donde José María González Kichi logra mantener el tipo.

Pero en las joyas de la corona de Iglesias el batacazo ha sido considerable. En Comú Podem, la marca de Ada Colau, ha pasado de ser la primera fuerza de la capital catalana a la tercera. Y ha dilapidado 53.578 votos. El PSC le ha comido mucho terreno.

En Madrid, escenario similar. Carmena pierde 60.000 votos y pasa de ser segunda fuerza a cuarta. Y, además, sin descontar aún la escisión provocada por Íñigo Errejón y el Más Madrid de la alcaldesa. Situación parecida en Zaragoza. Su alcalde, Pedro Santisteve, ha perdido casi 25.000 votos.

La cúpula de Podemos se ha citado para estos próximos días con un plan de contingencia sobre la mesa: relanzar sus marcas municipales para evitar, como ha sucedido el 28-A, ser pasto de las llamas del voto útil que el PSOE volverá a reivindicar apenas celebrado su éxito el domingo. Iglesias sabe que no puede dilapiar un voto más. El riesgo de ser arrollados por un Sánchez en la ola es, cada hora que pasa, más cercano.

 

 

 

 

 

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP