15 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El respetado socialista que se jubila revela lo que Sánchez no le ha perdonado

El fallecido Rubalcaba junto con tres representantes de la vieja guardia purgados por Rubalcaba.

El fallecido Rubalcaba junto con tres representantes de la vieja guardia purgados por Rubalcaba.

Ministro, portavoz del Gobierno, vicelendakari, eurodiputado, delegado del Gobierno en los "años de plomo" de ETA, Ramón Jáuregui ha cobrado su primera paga de pensionista.

Como suele decirse que una imagen vale más que mil palabras, la fotografía que ilustra está información no puede ser más reveladora de lo que ha supuesto el sanchismo en el PSOE.

Junto al prematuramente desaparecido Alfredo Pérez Rubalcaba, en el retrato se situan tres de los socialistas de la vieja guardia más respetados en los últimos años. Todos ellos, por una u otra razón, han sido purgados por Pedro Sánchez.

La exportavoz en el Congreso y exsecretaria de Estado, Soraya Rodríguez, engrosa las listas de los eurodiputados de Ciudadanos como independiente. La exnúmero dos del PSOE con Rubalcaba, toda una vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, ha sido fulminada de su cargo en el Parlamento Europeo.

Mejor salida, dado que ha sido voluntaria, es la de uno de los emblemas del viejo PSOE. Un felipista de toda la vida, exministro, exportavoz del Gobierno, exeurodiputado, exvicelendakari, exdelegado del Gobierno en el País Vasco cuando ETA amontonaba sus cadáveres un día sí y otro también. Ramón Jáuregui se ha jubilado, ha percibido ya su primera paga de pensionista y se ha desnudado en un amplio reportaje que publica El Correo.

Del repaso a su larga trayectoria en el PSOE, llama la atención su referencia a su actual líder. Tras recordar que llegó a sonar como relevo de Felipe González o contar como llegó al gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, el periodista le pregunta por su sucesor en Ferraz.

"¿Qué opina de Pedro Sánchez? Usted no le apoyó en las primarias...", inquiere el informador. "¿Sánchez? (silencio) Me ha sorprendido. Lo veo mucho más puesto de lo que creía. Tiene formas, madera", explica Jáuregui.

"Yo apoyé a Susana Díaz porque no estaba de acuerdo con lo que Pedro quería hacer con el 'no es no'. Defendí la decisión de la gestora... Y al hacerlo discrepé de Pedro y seguramente eso no me lo ha perdonado", concluye.

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP