26 de mayo de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Las "mentiras" de Pedro Sánchez disparan las alarmas en el seno de su familia

Se han disparado las alarmas sobre el personalismo de Sánchez en el seno del PSOE.

Se han disparado las alarmas sobre el personalismo de Sánchez en el seno del PSOE.

A estas alturas quedan pocas dudas sobre la jugada del "césar posmoderno producto de las primarias" y el "mal avanza imparable desde su retorno a Ferraz". Los suyos empiezan a preocuparse.

La decisión de Pedro Sánchez de presentar una moción de censura sin previa consulta a los órganos de dirección de su partido le ha valido un aluvión de críticas y este lunes Antonio Casado se suma a la quema desde su columna de El Confidencial, en la que le llama "césar posmoderno producto de las primarias" y del que dice que "el mal avanza imparable desde su retorno a Ferraz".

Casado no se anda por las ramas y recuerda que "mintió" cuando anunció que consultaría a la ejecutiva: "ni consulta ni debate, los miembros de la ejecutiva federal, con algunas ausencias, se limitaron a darse por enterados de que más de una hora antes la moción ya había sido registrada en el Congreso por una portavoz socialista, Margarita Robles, cada vez más incómoda en el ejercicio de sus funciones. También ella lo supo sobre la marcha (tampoco fue consultada previamente) y ni siquiera estuvo luego en la reunión (en razón del cargo, tiene voz sin voto)".

¿Entonces, de qué demonios se habló en una reunión convocada a toda prisa, dada la importancia del asunto a tratar? "Poco más de 15 minutos para dar por supuesto que la dirección colegiada del PSOE apoya la decisión unilateral de Sánchez. Pero no para evitar el malestar generado entre dirigentes nacionales, incluidos algunos considerados 'pedristas' hasta ahora. En cuanto a los ‘barones’, tampoco es verdad que fueran consultados previamente. Como mucho, y no todos, fueron informados el viernes por la mañana", señala Casado.

Así las cosas "el fin de semana han sonado las alarmas en el seno de la familia socialista sobre el creciente personalismo de un secretario general, que en posterior rueda de prensa acabaría siendo ante los periodistas mucho más explicito que ante sus compañeros de la dirección". 

A juicio del periodista, "se perciben dudas sobre el momento de la política nacional elegido para tomar el atajo hacia La Moncloa: 85 diputados no parece un capital suficiente para afrontar la tarea. Los números le condenan a lograrlo solo con los votos de Podemos y de los nacionalistas. Eso hundiría a Rajoy, desde luego, pero dejaría el campo libre a Ciudadanos ante las próximas elecciones. Y nadie entendería un Gobierno socialista desasistido de los dos partidos que junto a él forman el frente constitucional del 155 en Cataluña". 

Comenta esta noticia