22 de marzo de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Jaime Peñafiel la arma y saca a la luz el defecto que el Rey Felipe ha heredado

El periodista Jaime Peñafiel, en una de sus apariciones televisivas.

El periodista Jaime Peñafiel, en una de sus apariciones televisivas.

El cronista aprovecha su última crónica para airear una mala costumbre del Jefe del Estado. Nada que ver, en esto, al rigor del cuestionado Rey Juan Carlos.

Una anécdota, protagonizada por el presidente de Francia, Enmanuel Macron, durante su visita a España la pasada semana, le ha servido a Jaime Peñafiel para sacar a la luz un pequeño defecto que el Rey Felipe ha heredado de su familia.

Todo después de que Macron y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hicieran esperar al Jefe de Estado, no los cinco minutos aceptados protocolariamente, sino una hora y 15 minutos, ante de la cena oficial en el Palacio Real.

"La puntualidad es de obligado cumplimiento para Don Juan Carlos, que siempre ha tenido obsesión, casi enfermiza. Nada le desagrada más que llegar tarde a un acto oficial o reunión privada". Pero en casa de herrero, cuchara de palo. Y Juan Carlos se las ha tenido, y muy grandes, con su mujer, por esta cuestión. Muchas de las grandes peleas del matrimonio han llegado por la impuntualidad de la Reina", ha revelado Peñafiel.

El cronista critica además que, después del retraso de Macron y Sánchez, Felipe VI bajara los 72 peldaños de la escalera del Palacio Real para recibirles: "Es inexplicable. Tal cosa no lo había hecho nunca el Rey Juan Carlos. Con este gesto que ni Macron ni Sánchez se merecían, Felipe me pareció menos Rey".

Comenta esta noticia
Update CMP