25 de noviembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El PNV se hace el enfadado con Sánchez y amenaza con los PGE: "Arrieros somos"

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, tras la victoria de Urkullu el 12-J.

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, tras la victoria de Urkullu el 12-J.

Sánchez ya sabe que va a atravesar un infierno en los próximos meses. Y debe conciliar las exigencias de Europa con las de sus socios de la moción. Es rehén y le exigen que pague.

Sin apenas tiempo para digerir el amargo trago del acuerdo de Bruselas, que va a obligar al Gobierno a revisar sus prioridades, a Pedro Sánchez le habrá llegado al avión que le devolvía a Madrid otro sobresalto en modo de amenaza. No de cualquiera, de su socio clave, gracias al cual llegó a La Moncloa: el PNV.

Y cuando menos se esperaba, 24 horas después de la primera cumbre entre Íñigo Urkullu y la socialista Idoia Mendía para reeditar el pacto para el Gobierno Vasco de coalición, el presidente de los nacionalistas ha lanzado una andanada al PSOE con toda la forma de amenaza de cara a los Presupuestos Generales para 2021. "Arrieros somos y en el camino nos encontraremos", ha espetado visiblemente enfadado Andoni Ortuzar este lunes.

No es nada nuevo. El PNV quiere dinero. Como Sánchez ha hecho con Rutte, Ortuzar exige al líder socialista un trato de favor: quiere que el Gobierno Vasco pueda endeudarse por encima de los límites que fija el Gobierno. Y es ahí donde los peneuvistas han recordado al presidente de quien es rehén.

De momento, Ortuzar ha anunciado que su partido votará "no" en el Congreso a la mayoría de las medidas aprobadas por la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica -que se votan este miércoles en el Congreso- salvo que haya "un cambio radical" porque ven un "peligro de recentralización"."Estamos molestos, enfadados y el presidente Sánchez sabe que, mientras esto no se aclare, es mejor que no llame a la puerta del PNV", ha enfatizado.

 

Urkullu y la socialista Idoia Mendia, en la reunión de este lunes para la formación del nuevo Gobierno Vasco.

 

El PNV detecta ahora un "peligro de recentralizacion evidente" tanto en Sanidad, pero también en Educación y "en prácticamente todos los ámbitos". "Y nosotros queremos salvaguardar el autogobierno vasco y que esto no sirva de excusa para que se vacíe el autogobierno", ha advertido.

Pero Ortuzar va más allá. Y revela que el PNV está "enfadado" por la "falta de respuesta y tacto" del Gobierno con las instituciones vascas, al no convocar la Comisión mixta del Concierto para conocer la capacidad de endeudamiento que tiene el País Vasco, que se debe pactar en ese órgano. Y Urkullu exige saber "qué dinero se va a tener" porque "hay que empezar a echar cuentas" de cara a septiembre empezar a hacer los presupuestos vascos.

"Así no se trata a ninguna institución ni a nadie al que se le denomina socio preferente, no entendemos porqué Pedro Sánchez y su Gobierno nos están haciendo esto, no es entendible porque, además no le pedimos dinero, lo que queremos es pactar la cifra de endeudamiento que vamos a pagar nosotros, nosotros no vamos a pasarles la factura al Estado español como sí hacen otras comunidades autónomas", ha concluido.

Otro nuevo frente para un Sánchez debilitado no solamente fuera de España tras la cumbre de estos cuatro días. También dentro. Y se lo recuerda Ortuzar: " El presidente Sánchez sabe que, mientras esto no se aclare, es mejor que no llame a la puerta del PNV".

Comenta esta noticia
Update CMP