El Escupitajo, Rufián y otras cosas del querer

Vergüenza tengo yo, Rufián, vergüenza ¡¡cuando a mis hijas les tenga que explicar que tú, eres parlamentario ESPAÑOL, sí, sí, ESPAÑOL.

No me quiero poner exquisito en lo político, pero cuando echo la vista atrás, concretamente a mi juventud, donde uno se labraba sus primero ideales políticos y sociales, me vienen a la retina políticos de la talla de Felipe González, Adolfo Suárez, el profesor Tierno Galván o el propio Carrillo entre otros muchos, ah ¡¡se me olvidaba, Paco Fernández Ordoñez (me gustaba en demasía, gran profesional de la política ), comparado con lo que hoy tenemos, es para echarse a temblar.

Hoy el patán de Rufián (por cierto gran parecido físico con Pierre Nodoyuna) la ha vuelto a liar, siguiendo un escrupuloso guión de ese victimismo populista nacionalista, que tan bien funciona como método de captación y arenga en otros movimientos separatistas y fundamentalistas de todo el mundo.

El extremismo separatista catalán no deja nada al azar, hasta el escupitajo o intento de él, está medido, es lo que le reclaman sus seguidores, actos de repulsa, signos de menosprecio y asco al opresor español y lo están ejecutando a pies juntillas. Su relato se endurecerá hasta límites insospechados, los signos y alertas de radicalización violenta ya se detectan claramente.

Jamás en el congreso de los diputados se vivía algo como lo acontecido hoy. El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, era expulsado del hemiciclo tras no acatar las llamadas al orden de la presidenta del Congreso, Ana Pastor. "Vergüenza", ha sido la palabra gritada por el diputado catalán durante la intervención del ministro de Exteriores, Josep Borrell, unas manifestaciones por las que Pastor le ha llamado al orden en tres ocasiones antes de pedirle que abandonara la sala.

Tras la decisión adoptada por la presidenta, Rufián ha salido del hemiciclo acompañado por el resto de los diputados de ERC. En ese momento, y bajo los aplausos de los grupos a la decisión de Pastor, el ministro de Exteriores ha dado la voz de alarma acusando a Jordi Salvador. "Cuando salía una línea de diputados que acompañaban al señor Rufián uno de ellos se ha girado y me ha escupido", ha denunciado el ministro fuera del hemiciclo

No se dejen engañar, este tipo de tretas políticas, de maniobras políticas en la oscuridad son de un efectismo y de una magnitud casi sin límites, este incidente ha sido recogido por medios de comunicación de medio mundo, su relato ha sido “comprado” y validado por todos, pobrecitos los catalanes independistas…. Victimismo, victimismo y victimismo, ¿de verdad que no les recuerda nada?

¿Cómo se contrarresta un narrativa inventada y convenida por todos, que se convierte en una realidad vital? Con contranarrativa. Pero nuestros políticos y gobernantes actuales gracias a su cortoplacismo electoral y su falta de visión de Estado están, como coloquialmente se llama, entrando en su juego, haciéndoles “la cama”. Necesitamos políticos valientes y con voluntad política firme que solucione este conflicto , porque de verdad, que se convertirá en breve, en conflicto violento.

Vergüenza tengo yo, Rufián, vergüenza ¡¡cuando a mis hijas les tenga que explicar que tú, eres parlamentario ESPAÑOL, sí, sí, ESPAÑOL, tú sí que me avergüenzas, además con la peor de ellas, la ajena, lo mejor que puedes hacerte y hacernos es dimitir y marcharte a tu país imaginario de nunca jamás.

Comenta esta noticia
Update CMP