19 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Pedro Sánchez entierra la historia del PSOE y propone una España plurinacional

El exsecretario general se da un baño de masas en la puesta de largo de su candidatura abrazado a los nostálgicos del guerrismo y abanderando el modelo nacionalista.

A juzgar por el baño de masas que Pedro Sánchez se ha dado este lunes en la puesta de largo de su candidatura en Madrid, Susana Díaz tiene motivos para no dar por ganada la batalla de las primarias. Y es que una larga fila de simpatizantes del PSOE por la calle de Alcalá esperaba una hora antes para dejar pequeño el Teatro Fernando de Rojas, en los bajos del  Círculo de Bellas Artes, uno de los lugares más emblemáticos de los socialistas.

Y en esta puesta de largo, el exlíder socialista presentó una propuesta de modelo de Estado que va a dar mucho que hablar  y que rompe con la tradición y la centenaria historia del PSOE. 

Sánchez quiere convertir a España en un "Estado plurinacional" mediante una reforma del artículo 2 de la Constitución, que mantendría el reconocimiento de que la soberanía reside en el conjunto del pueblo español. Mucho más allá de la propuesta federal que defienden los socialistas más osados.

Ésta es una de las propuestas con las que el exlíder de los socialistas se presentará a las primarias y que se recogen en el documento que ha presentado en sociedad este lunes bajo el título Por una nueva socialdemocracia, y que quiere someter a la opinión de los militantes y a los simpatizantes para después presentarlo al 39 Congreso que ratificará al nuevo secretario general que salga de las primarias.

"Una reforma constitucional federal, manteniendo que la soberanía reside en el conjunto del pueblo español, debe perfeccionar el reconocimiento del carácter plurinacional del Estado apuntado en el artículo 2 de la Constitución", señala el texto de 33 páginas.

De esta manera, Sánchez apuesta por modificar un artículo de la Carta Magna que hasta ahora era intocable para el PSOE. La dirección del partido, durante su mandato y ahora con la gestora al frente, ha venido defendiendo el reconocimiento de la "diversidad" de España, pero sin alterar este artículo.

Esta no es la única propuesta polémica. Sánchez apuesta por la creación de un sector de banca pública y otro de banca cooperativa y social como medidas para combatir la concentración bancaria y garantizar el crédito en la economía.

En su intervención ante los militantes, el exsecretario general del PSOE se refirió a la "frustración" que el partido ha vivido en los últimos meses y abogó por que las primarias se conviertan en un "debate de ideas y de proyectos" y, enfatizó en una velada referencia a Susana Díaz, "no sólo de personas".

"Los progresistas tenemos que poner las luces largas, proponemos una renovación del proyecto socialdemócrata en España", explicó. "Nuestro adversario es el conservadurismo, el neoliberalismo y el capitalismo que representa el PP", añadió, antes de lanzar su puya particular a la gestora. "Queremos que el PSOE vuelva a ser el principal partido de la izquierda en nuestro país". "La gran coalición a alimentado a la ultraderecha y a los populismos", denunció, entre los aplausos del entregado auditorio, sobre todo cuando habló de su apuesta por la "alianza de las fuerzas progresistas".

Por lo demás, guiños a los refugiados, al laicismo, el feminismo y el ecologismo, protagonizaron el discurso de Sánchez.

Adversarios: sólo el PP y el capitalismo

El documento que sale este lunes a la luz también sitúa el marco político en el que cree que deben moverse los socialistas. Así, el exsecretario general sitúa a sus adversarios únicamente en el PP y el "capitalismo neoliberal".

Sánchez defiende la puesta en marcha de una "alianza de progreso" con "todas las fuerzas que coincidan en la necesidad de desarrollar una democracia avanzada en lo político y en lo económico que haga progresar la justicia social". Eso sí, no hay mención expresa a Podemos en su hoja de ruta.

Sánchez apuesta por un "nuevo diálogo" que parta de la necesidad de "no entrar en colisiones frontales y sistémicas con otras formaciones de la izquierda" ni busque "mimetizarse con ellas". Se trata, explica, de entender que son "dos realidades políticas distintas, dos universos diferentes que parten de valores políticos, discursos y estrategias políticas no siempre coincidentes".

Sus batallones: los alcaldes y los militantes

Sánchez, que llegó con más de media hora de retraso al acto, fue recibido con los acordes de la canción Color Esperanza de Diego Torres y al grito de "no es no".

En la exhibición de poderío del exsecretario general no faltó ninguno de sus batallones para la guerra que se avecina. En el frente parlamentario, afines como Zaida Cantera, Odón Elorza, Sofía Hernanz, Mariluz Martínez Seijo, Susana Sumelzo, José Luis Abalos o Margarita Robles. En el municipal, alcaldes como el de Valladolid, Óscar Puente, o la de Santa Coloma, Nuria Parlón. En el orgánico, dos exministras de José Luis Rodríguez Zapatero,  Beatriz Corredor o Cristina Narbona.

Y, sobre todo, algunos de los históricos del ala más izquierdista del PSOE ligados al guerrismo que han participado en la propuesta programática de Sánchez: Manuel Escudero y José Felix Tezanos.

Pero, sobre todo, como viene haciendo en los actos de la precampaña, Sánchez presenta como su mejor aval a los militantes. "Estamos aquí para que hablen las bases del PSOE y no para hacer lo que diga Susana", decía a ESdiario una septuagenaria. Camisetas con el "no es no" y un sorprendente culto al secretario general que fue defenestrado por los barones del 2 de octubre pasado.

 

Comenta esta noticia
Update CMP