29 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Las fotos de Sánchez con Begoña que han levantado ampollas entre los ciudadanos

El book vacacional del líder del PSOE se coronó con la última parada de su tour turístico justo el día en que comunicaba a los españoles que su decisión les puede costar ir a votar el 25-D.

Ajeno a las presiones del PP, de Ciudadanos, de los ciudadanos de a pie y de sus propias filas Pedro Sánchez sigue aferrado al "no" a la investidura de Mariano Rajoy lo que casi seguro llevará a los españoles a votar por tercera vez, ni más ni menos que el 25 de diciembre.

En una fecha tan significativa como el Día de Navidad, con la jornada de reflexión en una fecha tan familiar con la de Nochebuena, época en los que millones de españoles guardan algunos de sus días de vacaciones para pasarlos con los suyos Sánchez está disfrutando de las suyas como nunca. Al líder del PSOE, de momento, eso no parece provocarle mayor quebradero de cabeza.

De hecho, para coronar un par de meses en los que sus extensas vacaciones por los rincones de España ha sido motivo de mofa, befa y escarnio (por no decir indignación ciudadana), Sánchez se fue este viernes a Ibiza para confirmar oficialmente ante los micrófonos de los periodistas que le dirá que "no" a Rajoy. Pase lo que pase. O lo que es lo mismo, reapareció de su interminable nube estival para enviar a los españoles a votar el 25 de diciembre en la isla balear donde volverá a pasar otros días de vacaciones. Y para más "inri" lo hizo dando declaraciones a la prensa con la famosa discoteca Pacha Ibiza de fondo. Ya lo decían algunos periodistas este viernes: Sánchez necesita urgentemente un asesor de imagen.

La cosa viene de lejos, porque mientras otros partidos como el PP o Ciudadanos se han pasado estas semanas estivales de "guardia" para intentar llegar a un acuerdo que saque al país del bucle, a Sánchez le han pillado los paparazzi (fueran profesionales o espontáneos) disfrutando de las vacaciones de verano non stop con su mujer y sus hijas como si lo de encontrar un gobierno para España y sacar al país de la incertidumbre no fuera con él. 

Del chiringuito de Mojácar de incógnito en el que una ciudadana anónima le pilló disfrutando con Begoña Gómez de unas tapas a principios de julio, a las jornadas de sol y mar en la playa de Vera a principios de agosto y hace unos días la diversión en alta mar con sus hijas y su mujer, con tobogán marino incluido. El "book" vacacional de Sánchez este verano ha sido de catálogo de viajes.

Ahora el nuevo objetivo este fin de semana para los reporteros gráficos en Ibiza no es ningún futbolista de elite ni actor hollywoodiense, este fin de semana el premio más preciado es dar con Pedro Sánchez, otra vez, de vacaciones mientras el resto de españoles se preparan para votar en plenas vacaciones de Navidad. Que no decaiga.

Con este panorama sobre la mesa, Rajoy todavía avisó este sábado al PSOE y a Podemos que "no sumarían" los apoyos necesarios para formar gobierno y "necesitarían a varios partidos independentistas", lo que para el popular es una "solución bastante mala para España". Rajoy avanzó que su "intención" es establecer contactos la próxima semana con la diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas, y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, al que volvió a reclamar "sentido común" para tratar de "construir algo" y salir "de una situación absurda que puede hacer daño al país".

Por su parte, Sánchez se limitó a reafirmarse en su 'no' a Rajoy este sábado mediante un tuit, en el que aseveró que es un "sí al cambio". El dirigente socialista expresó escuetamente que el 'no' al candidato del PP es un "sí a la regeneración, al empleo digno y a la justicia social".

 

Comenta esta noticia