14 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El jefe del CNI rompe por fin su silencio y airea el juego sucio de Puigdemont

El director del CNI, Félix Sánz Roldán.

El director del CNI, Félix Sánz Roldán.

Félix Sánz Roldán confirma la intromisión exterior en Cataluña mientras Marta Rovira y Puigdemont lanzan los últimos bulos sobre el procés. Rajoy explota: "Todo es una vergüenza".

La última especie del procés la puso en circulación este mismo viernes la secretaria general de ERC, Marta Rovira, señalada por el propio Oriol Junqueras como posible presidenta de la Generalitat, si su formación gana el 21-D y es capaz de tejer alianzas para lograrlo. Ese último bulo: la amenaza del Gobierno a Puigdemont de desplegar al Ejército y poner "muertos en la calle" si el independentismo no paraba de inmediato su desafío ilegal.

Casi de forma paralela, el expresidente cesado se apuntaba desde Bélgica a una nueva especie de teoría de la conspiración tras conocerse los contactos que el Centro Nacional de Inteligencia mantenía con el imam de Ripoll, presunto ideólogo del atentado de Las Ramblas en agosto pasado. "Esta información confirma nuestras sospechas", ha dejado en el aire Puigdemont, sin concretar que sospechas son esas.

Al primer bulo lanzado por Rovira ha contestado de inmediato, e inusualmente irritado, el propio Mariano Rajoy. "Es una absoluta vergüenza y no hay calificativo que tenga yo para aplicar a esa información. Dejémoslo en que es absolutamente falso, una enorme mentira y sobre todo es una vergüenza", sentenció desde Suecia el presidente del Gobierno.

Rajoy sobre las acusaciones de Rovira: "Es absolutamente falso, una enorme mentira y sobre todo es una vergüenza"

Y es que los líderes independentistas siguen instalados en la colosal campaña de intoxicación y manipulación que ellos mismos diseñaron al inicio del procés y que culminó el 1 de Octubre.

La novedad en estas últimas horas sobre la supuesta "trama oculta" que vincula a la Generalitat, Rusia y el fundador de Wikileaks, Julián Assange, radica que en que por fin se escuchó la voz de la persona que más información maneja sobre la conspiración de los hackers. El director del CNI, Félix Sánz Roldán, rompió su silencio para confirmar la intromisión externa en Cataluña con el objetivo prioritario de dañar a España.

La secretaria general de ERC, este viernes, tras sus gravísimas acusaciones al Gobierno.

 

El máximo responsable de los espías ha confirmado que nuestro país sufre ciberataques y que ha pedido a Naciones Unidas que modifique su Carta para que los Estados puedan "responder" a los ciberataques, "defenderse" y "manifestar quién es el atacante".

Preguntado por la presunta injerencia rusa en Cataluña tras su intervención en el evento Global Alumni Reunion, Sánz Roldán reconoció que el problema de los ciberataques "está aquí para quedarse" y defendió que los miembros de los servicios de inteligencia deben ser "tan inteligentes como el atacante". "Aquí nos está ocurriendo. Otros quieren que no seamos estables y cada vez que aparece un elemento de inestabilidad ponen patas arribas todo el sistema", subrayó, sin referirse expresamente a Rusia.

También la polémica figura de Julián Assange sobrevoló las palabras del director del Centro Nacional de Inteligencia. En concreto, con uno de sus infiltrados, el programador norteamericano Edward Snowden.

Sánz Roldán reveló que cuando el caso Snowden desveló que Estados Unidos había "entrado" en el teléfono móvil -entre otros- de la expresidenta Dilma Rousseff, "alguien trazó una suplantación de identidad del CNI" intentando aparentar que la inteligencia española también hacía accedido a su terminal para perjudicar las relaciones bilaterales entre España y el país carioca.

Y es que cada día que pasa se estrecha más el cerco sobre el juego sucio que Puigdemont, Junqueras y Romeva han empleado en los últimos años para debilitar a España. Tal vez por eso, la Fiscalía fue más lejos que nadie y les acusó del delito de rebelión. Las pruebas de ello se acumulan.

 

Comenta esta noticia
Update CMP