27 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez planea adueñarse del paro feminista del 8-M para su precampaña electoral

Sánchez, flanqueado por Narbona y Lastra

Sánchez, flanqueado por Narbona y Lastra

Prepara una ofensiva legislativa 'in extremis' y una gran movilización de sus dirigentes para 'apropiarse' del discurso frente a la "derecha machista".

Después de 'quedarse' con la memoria del exilio, la herencia republicana y el discurso de la reconciliación tras visitar las tumbas de Azaña y Machado este fin de semana, Pedro Sánchez ha puesto el objetivo ahora en las movilizaciones feministas del 8 de marzo. Quiere que el PSOE las monopolice, con acciones legislativas y una ofensiva propagandística de sus dirigentes, frente a la "derecha machista".

Así, el Consejo de Ministros devolverá este viernes a la primera línea política sus medidas sobre igualdad y contra la discriminación, que han estado paralizadas estos meses de Legislatura, según ha avanzado el cronista político de la COPE, Ricardo Rodríguez

 

Entre otras cuestiones, las iniciativas más comentadas fueron equilibrar el número de hombres y mujeres en los consejos de administración de las empresas o establecer sanciones, que iban desde las leves, graves o muy graves, con cuantías de entre 60 y 50.000 euros. Estas últimas, dirigidas a compañías que impidan a sus empleados conciliar o extingan un contrato por embarazo o maternidad, entre otras realidades.

El Ejecutivo deberá llevar antes de un mes el decreto con las medidas para su convalidación a la Diputación Permanente del Congreso, toda vez las Cortes quedarán disueltas el 5 de marzo para dar paso oficialmente a la precampaña de las generales del 28 de abril. El reglamento permite al Gobierno tirar del órgano constituido para cumplir con las funciones de las cámaras mientras se encuentra cerrado el periodo de sesiones.

Contestación a los "principios fascistas"

Los planes de Sánchez también se centran en calentar motores de cara a las nuevas movilizaciones del 8-M que prevé usar como estimulo con vistos a las generales con un despliegue de sus dirigentes al frente a lo largo y ancho del país. Los socialistas aspiran a todas luces a la apropiación de un renovado éxito como el acontecido durante la huelga del año pasado contra la discriminación de género, cuyo impacto resultó incontestable.

Hace unos días, cuenta Ricardo Rodríguez, la vicepresidenta, Carmen Calvo, en una reunión en la sede de la calle Ferraz emplazó a las secretarias de Igualdad de las federaciones del PSOE a una “contestación rotunda” a la “derecha machista” y a los “principios fascistas” que discuten la violencia contra las mujeres.

El propio Sánchez, durante la clausura de la convención de los socialistas europeos, lanzó un alegato contra PP, Ciudadanos y Vox por querer, a su juicio, infravalorar a las mujeres, convirtiéndolas, según él, en ciudadanas “de tercera”. 

 

Comenta esta noticia
Update CMP