22 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Un Sánchez irreconocible y asustado pide perdón a la Fiscalía en La Sexta

Ante la repercusión que ha alcanzado su bravuconada sobre el control que el Gobierno tiene de la Fiscalía, el presidente en funciones se ha visto obligado a improvisar un plan de emergencia.



Cualquier candidato sabe que, en campaña electoral, no cometer errores es más importante que acertar. Y el miércoles Pedro Sánchez cometió uno de bulto cuando presumió en una entrevista en RNE de tener a la Fiscalía General del Estado a sus órdenes, comiendo de su mano. 

Asustados por la repercusión de sus declaraciones y por el enfado creciente de los fiscales -comunicado incluido-, el equipo del presidente en funciones se vio obligado a improvisar un plan de emergencia para solventar el desastre. O intentarlo al menos. 

Así que el socialista se ha ido a Al Rojo Vivo para entonar, a regañadientes, un mea culpa delante de Antonio García Ferreras y de todos los españoles. Cómo sería de improvisado que la entrevista fue grabada antes de la emisión del programa porque después Sánchez tenía un mitin en Los Alcázares, Murcia. Así que fue emitida en un falso directo.

"¿De quién depende la Fiscalía?", arrancó García Ferreras. Y el presidente en funciones comenzó su alegato en defensa de sí mismo, achacando su error al cansancio de la campaña.

"Del Gobierno de España, pero es autónoma. No fui preciso. Son muchas entrevistas, muchas horas, a veces no soy preciso", señaló. Según él, lo que quiso trasladar fue que el Gobierno se comprometía a ayudar a la Fiscalía para que la Justicia belga extradite a Carles Puigdemont a España cuanto antes. 

El presentador le preguntó si se había equivocado y Sánchez dijo: "Sí, hay que ser humilde. No hay nadie por encima de la ley, hay una sentencia del Supremo", recordó. La Fiscalía tiene toda mi confianza y toda la independencia".

Según el socialista, en el debate prometió que traerá a España al expresidente de la Generalitat porque "son expresiones que se utilizan en los debates electorales", reconociendo así implícitamente que iba de farol.

Sánchez aprovechó su paso por La Sexta para advertir nuevamente sobre Vox, al que definió como "un invento de José María Aznar para desestabilizar a Mariano Rajoy" que al final ha acabado yéndose de las manos. "La derecha está poniendo la alfombra roja al discurso de la ultraderecha", se quejó. Él que no quiso rebatir a Santiago Abascal durante el debate del lunes ni una vez.

Comenta esta noticia
Update CMP