15 de julio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Gobierno de Sánchez se dio al derroche en 2018 y gastó por encima del límite

Sánchez y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el Congreso

Sánchez y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el Congreso

Frente al mayor control de Comunidades Autónomas y ayuntamientos, la Administración central incumplió la regla de gasto al subir el desembolso más de un 10%, cinco veces por encima del tope.

La llegada de Pedro Sánchez a La Moncloa se ha notado en las cuentas públicas. Y de qué modo. El último dato que lo certifica es el límite de gasto, sobrepasado con creces durante 2018, lo que sin duda da argumentos a los que opinan que el líder del PSOE ha usado su llegada al poder para hacer campaña dándose al derroche de dinero público.

En concreto, las cifras revelan que la Administración Central incumplió el año pasado el déficit y la regla de gasto, ajustándose únicamente al objetivo de deuda pública, siendo así el subsector más incumplidor frente a comunidades autónomas y ayuntamientos, que se atuvieron a los objetivos de estabilidad.

El Ejecutivo gastó cinco veces más del límite que fija la Ley de Estabilidad, de forma que si el tope máximo de crecimiento que marca la regla de gasto era el 2,4%, el Gobierno ejecutó un 10,2% más de desembolso.

Así queda registrado en el informe sobre el grado de cumplimiento de las administraciones que ha publicado el Ministerio de Hacienda, de que se ha hecho eco el diario ABC. La regla de gasto es uno de los límites presupuestarios -junto al déficit y la deuda- que impone Hacienda a las administraciones y que limita el crecimiento del desembolso a una tasa ligada al crecimiento potencial de la economía española.

 

Si en 2017 la Administración Central gastó 98.824 millones, en 2018 ascendió a 108.914, de forma que rebasó el objetivo en más de 7.700 millones. Hacienda ha achacado el mayor gasto de 2018 a las mayores aportaciones de España al Presupuesto de la UE por 2.232 millones, a la reversión de varias autopistas de peaje -2.142 millones-, y las mayores transferencias de capital.

El Gobierno de Sánchez, en definitiva, estuvo lejos de ser un ejemplo de cumplimiento fiscal el año pasado de cara a comunidades y municipios. 

 

Comenta esta noticia
Update CMP