19 de octubre de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Merlos paga cara su metamorfosis a "personaje" y sus enemigos políticos lo gozan

Alfonso Merlos y el ICAM han decidido cesar su relación profesional.

Alfonso Merlos y el ICAM han decidido cesar su relación profesional.

Finalmente el escándalo rosa más sonado de toda la cuarentena ha terminado pasando factura al periodista, que pierde su puesto de trabajo, para regocijo de independentistas y rivales.

Finalmente el denominado MerlosPlace ha terminado pasando factura al periodista Alfonso Merlos, que se ha quedado sin su puesto de director de Comunicación del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (ICAM). 

El escándalo que comenzó cuando Alexia Rivas se coló en una videoconferencia de Merlos en un programa político con Javier Negre mientras aún se supone que era novio de Marta López alcanzó tales dimensiones que durante semanas fue pasto de programas del corazón.

Por más que Merlos intentó frenar todo aquello, demandas y querellas de por medio contra la cadena para que la que colaboraba en incontables tertulias políticas, su metamorfósis de analista político a "personaje" le ha salido cara y este miércoles, a pesar de que la cosa ya estaba mucho más calmada, Confilegal adelantó que el periodista y el ICAM acordaron cesar de facto su relación profesional (que comenzó en2017) a partir de la próxima semana.

Esta decisión implica la ruptura de un contrato por el que Merlos se embolsaba 181.000 euros como dircom de la corporación de derecho público más grande de Europa.

De poco ha parecido servir que hace apenas dos semanas el mismo ICAM acordara no rescindir el contrato, pero con varias condiciones para evitar que se repitieran los acontecimientos.

Decisión que ha provocado un terremoto en las redes sociales y que parece haber llenado de gozo a algunos de los enemigos públicos de Merlos, de los muchos que se granjeó durante sus muchos años de tertuliano político en los que no se mordía la lengua, por ejemplo, contra el independentismo catalán o el nacionalismo vasco.

Así, muy rápida fue por ejemplo la reacción de celebración de Gonzalo Boye, el abogado de Carles Puigdemont de pasado relacionado con el mundo etarra, que se apresuró a comentar que "ya era hora" en su cuenta de Twitter.

 

Claro que no faltaron los que aprovecharon para saldar cuentas con otros enemigos. Caso de Antonio Maestre, que culpó a Negre de que Merlos perdiera su puestazo.

 
Comenta esta noticia