18 de noviembre de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Una espontánea acción de cariño a los turistas ridiculiza a la CUP y a Podemos

Un turista recibe flores y abrazos.

Un turista recibe flores y abrazos.

Quienes practican la "turismofilia" solo había mostrado estupor por los ataques al turismo. Pero ahora han pasado al "ataque" con una iniciativa que ha sorprendido gratamente a los turistas.

Los ataques al sector turístico, impulsados por la CUP en Cataluña o Palma y en cierto modo aplaudidos por sectores cercanos a Podemos, han ocupado gran parte de la actualidad informativa de este mes de agosto para disgusto del sector que en muchas ocasiones se ha visto impotente ante el daño para la imagen de nuestra industria más potente. En las zonas más turísticas de España se observaba con cierta preocupación esta corriente de turismofobia que se extendía por todo el país gracias al respaldo de los sectores más radicales de la formación morada y de la izquierda. 

Con especial preocupación se ve desde la Comunidad Valenciana, limítrofe con Cataluña, lugar donde sus autoridades se apresuraron a aclarar que era un destino que "ama" a los turistas. Nacía así el término turismofilia. Una realidad que se ha escenificado por primera vez, de manera casi espontánea y que ha sido muy bien acogida en la población española que más turismo recibe a lo largo de todo el año, Benidorm. 

Así, “queremos darle las gracias por elegir España y Benidorm para sus vacaciones. Acepte esta flor y, si quiere, me gustaría darle un abrazo de bienvenida y agradecimiento”. Con esta introducción han sido recibidos los clientes de la cadena hotelera Magic Costa Blanca, con sede central en Benidorm, durante la que se ha venido en bautizar como “jornada de turismofilia”, con un mensaje claro: “el turismo es siempre bienvenido, es fuente de riqueza y solidaridad, rompe barreras sociales y de todo tipo, y genera cientos de miles de puestos de trabajo en España”, en palabras de María García, responsable del departamento de Operaciones de la cadena Magic.

Con sorpresa y una amplia sonrisa, los turistas recibían de los empleados de los hoteles un clavel, una copa de cava y un sentido abrazo, además de una tarjeta especial en la que se leía la leyenda “Nosotros queremos al turista”, editada en castellano e inglés. En todas las habitaciones se dispuso una botella de cava por gentileza de la cadena hotelera, y una misiva en la que se explicaba que en esta parte de España “queremos al turista, lo cuidamos, lo mimamos y colaboramos con ellos en la búsqueda de su felicidad”.

 La “jornada de turismofilia” se ha desarrollado con normalidad y un excelente ambiente en los tres establecimientos de la cadena elegidos para ello: el centro turístico Magic Robin Hood, el hotel Magic Villa del Mar, y el apartotel Magic Tropical Splash, de forma que se abarcan las tres modalidades de estancia más comunes en Benidorm.

Al equipo directivo y el personal de los hoteles, se ha sumado la presencia activa del senador alicantino Agustín Almodóbar, integrante de la Comisión de Turismo de la Cámara Alta, para quien iniciativas como ésta “deberían extenderse por toda España, para contrarrestar la absurda campaña contra el turismo a la que estamos asistiendo en diversos puntos del país”. Almodóbar ha participado en la entrega de flores y en la jornada de abrazos.

"Increíble y absurdo"

Al grupo Magic Costa Blanca le parece “increíble y absurdo” que alguien pueda llegar a pensar siquiera que el turismo es una actividad que puede resultar negativa. “El turismo rompe fronteras, mejora la calidad de vidas de cientos de destinos, potencia las relaciones humanas e históricamente se ha demostrado como un elemento capaz de democratizar países y avanzar en lo social a pasos agigantados”.

Vídeos relacionados
Comenta esta noticia