23 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT
ADJUNTA AL DIRECTOR ELY DEL VALLE

Los 7 pueblos más coquetos de Teruel

Esta parte de Aragón cuenta con numerosos encantos turísticos y gastronómicos para hacer una escapada

La provincia de Teruel está llena de encanto, pues reúne naturaleza, historia y gastronomía. Por ello es muy buena idea programar una excursión hasta allí y pasar un bonito fin de semana o un puente y visitar algunos de sus pueblos. Nosotros te destacamos siete que destacan por su belleza.

 

Albarracín

Cuenta con una arquitectura única llena de calles empinadas y estrechas salpicadas de bonitas plazuelas. Perfecto para hacer senderismo en sus alrededores, fue declarado Monumento Nacional en 1961.

Cuenta con abundantes monumentos, como la Iglesia de Santa María, la Catedral y el Palacio Episcopal. En el Palacio se expone una valiosa colección de tapices flamencos. Sin olvidar que en el Parque Cultural de Albarracín se encuentran muestras de arte postpaleolítico de entre 6.000 y 1.000 años a.C. Además, está rodeada por un imponente cinto de murallas que culminan en el castillo del Andador.

 

Calaceite

Capital cultural y pueblecito rural al mismo tiempo, Calaceite, situado en la comarca de Matarraña, próximo a Tarragona, Zaragoza y Castellón, se encuentra entre dos ríos (el Matarraña y el Algars). A medio camino entre el Mediterráneo y el interior de la península, aúna las costumbres y tradiciones aragonesas con las catalanas.

El casco urbano de este pueblo fue declarado Conjunto de Interés Histórico Artístico y Bien de Interés Cultural en 1973.

 

Valderrobres

Es un encantador pueblo de la comarca de la Matarraña, al noroeste de la provincia de Teruel. Valderrobres exhibe un patrimonio valiosísimo. El puente de piedra da acceso a la villa, que se arremolinó en torno a su imponente castillo entre calles de factura medieval.

La comarca ofrece escenarios incomparables para practicar senderismo, pequeñas rutas, recorridos en bicicleta de montaña, a caballo, escalada, espeleología, piragüismo y otros deportes de aventura.

 

Rubielos de Mora

 

En su visita no te puedes perder la Excolegiata Santa María la Mayor y el gran retablo gótico internacional del siglo XV que guarda en su interior, dedicado a la vida de la Virgen o el edificio civil más monumental: su casa Consistorial, una bella obra renacentista con una lonja en la primera planta que no te dejará indiferente.

Callejeando por Rubielos encontrarás un sinfín de casas solariegas y pequeños palacios que pertenecieron a grandes nobles donde destaca el trabajo de la piedra y la forja, sus aleros o sus escudos. Además de los conventos que alberga la villa: el de los Carmelitas Calzados y su impresionante claustro y el de las Madres Agustinas, extramuros.

 

Puertomingalvo

Esta villa cuenta con la consideración de Bien de Interés Cultural. En un extremo del pueblo, que se asienta sobre un espolón rocoso, se emplaza el castillo, entre los mejor conservados del Parque Cultural. La torre del homenaje es de planta pentagonal y a ella se adosan los restos del recinto que configuran la plaza de armas y una peculiar torre de acceso.

No muy lejos, formando parte del complejo defensivo, el portal de San Antón, dentro de los modelos de torre puerta, da acceso al conjunto. En el centro del pueblo, contraponiéndose al volumen del castillo, la iglesia parroquial, un gran edificio del siglo XVIII. A una cota inferior, se encuentra el ayuntamiento, uno de los ejemplos más singulares de ayuntamiento gótico de Aragón. La planta inferior, además del acceso, y algunas dependencias sirve para alojar las mazmorras.

En el resto del pueblo, no faltan las casas señoriales, como la casa Lloveras, restos conventuales, así como abundantes restos del recinto amurallado. 

 

Cantavieja

Esta localidad se encuentra sobre un rocoso y escarpado peñón a modo de quilla de barco que le confiere una silueta peculiar y espectacular, a una altitud de 1.200 metros sobre el nivel del mar.

La villa de Cantavieja goza de la condición de Conjunto Histórico desde el año 1981, así la totalidad de las calles de su casco antiguo, la arquitectura y sus detalles son elementos dignos de contemplación. Destaca la Plaza Mayor, sin duda una de las más monumentales del Parque Cultural, porticada en tres de sus lados, dos de ellos ocupados por el Ayuntamiento y la iglesia parroquial.

El Ayuntamiento, de origen medieval, ha sufrido diversas reformas, destaca el escudo que preside la fachada y el gran salón de plenos, con techumbre gótica de madera. La Iglesia es la consecuencia de una larga evolución, conserva el pórtico gótico de arcos apuntados, la torre-pasadizo, con una pequeña portada medieval y el gran edificio de tres naves con girola construido en el siglo XVIII, con proporciones catedralicias.

 

Mirambel

Hablar del patrimonio de Mirambel es tratar de uno de los conjuntos arquitectónicos más conocidos de Aragón, cuenta con la condición de Bien de Interés Cultural y ha recibido el premio Europa Nostra de Restauración.

Antes que individualizar cualquier elemento hay que valorar la idea de conjunto armónico que preside esta pequeña localidad, rodeada por un recinto amurallado, que se encuentra prácticamente íntegro, con sus accesos originales. Entre los elementos del recinto que han adquirido valor emblemático está el Portal de las Monjas, con su decoración de celosías de yeso, que se han convertido en la imagen asociada al patrimonio de Mirambel.

Comenta esta noticia
Update CMP