27 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Gay de Liébana se asocia con Rafa Nadal para desnudar a Pedro Sánchez

Gay de Liébana

Gay de Liébana

El economista se harta de la deriva de España hacia la ruina y utiliza el mejor ejemplo posible para demostrar cómo vamos de cabeza al precipicio.

El profesor Gay de Liébana se ha convertido en uno de los más duros críticos de la gestión económica del Gobierno, con constantes intervenciones en Cope y Trece en las que desmonta, sin hacer prisioneros como dice el aforismo, sus principales medidas.

Con el gracejo que le caracteriza, el economista se ha servido de una figura internacional para sustentar su tesis, a propósito de la subida de impuestos de entre 7.000 y 9.000 millones en ciernes y de la letal combinación de deuda y déficit que asola las cuentas públicas.

"La inestabilidad asoma en una España que financieramente se mantiene a costa del BCE y cuya situación real es de insolvencia. ¡La única izquierda que funciona en España es la de Rafa Nadal!", ha clamado Liébana en su monólogo con Carlos Herrera.

 

"Vivimos una época en que la economía se contagia del espíritu progre de aquellos años 70 del siglo pasado. La izquierda política, que se arroga ese toque progresista, rechaza con descaro, cuando no provoca, la iniciativa privada y al mundo empresarial", ha proseguido.

"Gobierno hippy y progre"

Sin perder su tono distendido, el profesor ha mostrado una mezcla de preocupación e indignación relacionando la situación de España con la opinión que, a su juicio, tiene ya Europa del país después de aparecer de nuevo a la cabeza de los estragos económicos generados por la pandemia de coronavirus.

Para concluir con un misil a la línea de flotación de Moncloa: "La nueva casta de progres que nos gobierna provoca desconfianza sobre España a nivel internacional. Bruselas, interpretando ese ramalazo hippy y progre del Gobierno, sabe que si da algo de dinero a España – pongo en tela de juicio que nos den la millonada que Moncloa nos vende como la moto – tiene que ser con todo tipo de condiciones, no sea que resurja la vena hippy y sea Europa la que reemplace el papel de los papás de los hippies de los años 70".

Comenta esta noticia