19 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez cambia de idea y deja "solos" a sus ministros en el Valle de los Caídos

Una vez más el presidente del Gobierno vuelve a demostrar que sus palabras se las lleva el viento y los miembros de su equipo comprueban que no se pueden fiar mucho de lo que diga su "jefe".

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, renuncia a convertir el Valle de los Caídos en un museo nacional de la memoria colectiva, como propuso el PSOE a finales de 2017 en una proposición de ley vetada por el Ejecutivo de Mariano Rajoy con el argumento de que supondría un aumento inasumible del presupuesto.

"La opinión del Gobierno es que el Valle no puede ser un lugar que se deba resignificar, no puede ser un lugar de reconciliación. Tiene que ser un lugar de reposo, un cementerio civil para las víctimas de la contienda y el franquismo. Esa es la propuesta y la opinión del Gobierno", ha señalado en rueda de prensa conjunta con el presidente de Bolivia, Evo Morales.

Sánchez sí mantiene la voluntad de establecer una Comisión de la Verdad que acuerde una versión de país de lo que ocurrió en la Guerra Civil y la dictadura.

La posición fijada por Sánchez desde Bolivia supone un giro a la línea que venía manteniendo no sólo como secretario general del PSOE sino también a la postura que han defendido los miembros de su Gobierno en estos dos meses de mandato. 

En una conversación informal con los periodistas que le acompañan en su gira iberoamericana, Sánchez ha achacado la dificultad de resignificar el Valle de los Caídos por la connotación que ya tiene este monumento en el que está enterrado Franco --por poco tiempo porque el Gobierno ha iniciado el trámite para exhumar sus restos-- y porque allí yacen víctimas de los dos bandos. 

Sánchez apuesta por dejar el Valle como "cementerio civil", manteniendo eso sí, la actual Basílica que custodia una abadía de monjes benedictinos.

Comenta esta noticia
Update CMP