30 de noviembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez quiere mantener cerrada Madrid y callada a Ayuso con otra jugarreta

Pedro Sánchez, la semana pasada en Argelia

Pedro Sánchez, la semana pasada en Argelia

Sanidad intentará tapar la mejoría de Madrid improvisando nuevas reglas sobre la marcha que justifiquen prolongar el confinamiento. La tensión vuelve a subir al máximo.

Sánchez no "suelta" a Ayuso ni aunque ello le lleve a cambiar de nuevo las reglas sanitarias, sobre la marcha, y no aplicar las mismas en toda España. Sanidad quiere dejar cerrada Madrid  a toda costa y por ello el Gobierno está dispuesto cambiar de nuevo los baremos marcados en la orden ministerial para poder mantener su imposición del estado de alarma.

"Retiraremos el estado de alarma en cuanto podamos, pero hay que ver cómo evoluciona la pandemia, hay que tener una perspectiva de bajar la incidencia acumulada por debajo de 200, no de 500", tal y como estaba fijado hasta ahora, ha asegurado el ministro de Sanidad, Salvador Illa en una entrevista en la Cadena Ser.

Illa ha insistido en que la situación en Madrid "no es fácil". "Podemos ganar y tumbar la curva, pero hay que tomárselo en serio", ha continuado, para después advertir de que la capital atraviesa un momento de "estabilidad muy frágil".

De hecho, a juicio del ministro, aún "no se dan las circunstancias para levantar el estado de alarma. Si a lo largo de la semana se dan en algún municipio, pediré en el Consejo de Ministros levantar el confinamiento perimetral en ese municipio", ha avanzado el titular de Sanidad.

Sin embargo, ha defendido la necesidad de haber sometido a Madrid a un estado de alarma porque, a su juicio, "llega un momento que hay que decirle a los ciudadanos que la situación es preocupante y que nos lo tenemos que tomar en serio. No hace falta que defienda esta cuestión cuando todo el mundo ve lo que pasa en Europa".

Así, cree que "hay un margen de discusión sobre las medidas que pueden ser más adecuadas, siempre desde el máximo respeto hacia las competencias de la comunidad. No puede ser que lleguemos a acuerdos que luego se incumplen. El puente de tres días habría puesto en riesgo la salud de los madrileños en primer lugar, y del resto de España después".

¿Cooperación?

Sin embargo, y pese al clima de tensión existente, este martes el Gobierno y la Comunidad de Madrid volveran a reunirse en el grupo de trabajo creado para intentar frenar la pandemia, a pesar de que el Ejecutivo central sigue dudando de los datos proporcionados por el Gobierno de Díaz Ayuso, ya que, según ha criticado, "hay retrasos en las comunicaciones", por lo que aboga por valorarlos con "prudencia y perspectiva".

Así, Illa ha asegurado que "vamos a poner todo el esfuerzo en tener un espacio de cooperación, pero no vamos a dejar de hacer lo que hay que hacer para proteger la salud. Vamos a escuchar sus razones e intentar recuperar una senda de cooperación".

 

Por su parte, el ministro también ha asegurado que el Gobierno va a recurrir el rechazo del Tribunal de Justicia de Madrid a la orden ministerial que aplicaba las restricciones a la Comunidad de Madrid.

Además, se ha referido a la proximidad de las fechas navideñas y a la posibilidad de que se apliquen restricciones para evitar las grandes reuniones familiares. "Si tuviéramos que tomar la decisón hoy tendríamos que tomar medidas restrictivas a causa de los datos", proponiendo las celebraciones en "grupos reducidos y con convivientes estables", aunque de momento prefiere "ver cómo evoluciona la situación, que es inestable" ya que, según ha dicho "ahora estamos en una segunda ola importante".

Agravio comparativo

El endurecimiento de las reglas del juego ahonda en la sensación de que Moncloa utiliza la pandemia con fines políticos. Primero utilizó datos antiguos para confinar Madrid el pasado viernes. Y después ha ido despreciando la evidencia de que, según los datos que se quiera utilizar, muchas otras regiones están en una situación similar o peor que la madrileña.

 

Los contagios provocados por contagiados en Madrid son inferiores a la media española

 

Aragón tiene una mortalidad superior con arreglo a su población y, junto a Navarra, ha tenido más contagios totales que Madrid en las últimas 24 horas. Otro baremos crucial es el llamado "número reproductivo básico", que indica cuántos contagios provoca cada contagiado.

Según el estudio elaborado por ESdiario con datos oficiales del Ministerio de Sanidad, el de Madrid es hasta 13 puntos inferior a la media española, y entre 22 y 35 puntos más bajo que los de Navarra o Cataluña, a los que Salvador Illa deja sin embargo gestionar la situación.

La propia OMS ha reconocido un descenso del 26% en los contagios en Madrid y, en las últimas horas, incluso ha rechazado los confinamientos como mejor herramienta para luchar por la pandemia. Nada que a Sánchez, al parecer, le condicione en sus objetivos políticos.

Comenta esta noticia
Update CMP