21 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

CDR y grupos ultras provocan escaramuzas horas antes de la huelga general

Ómnium y la ANC impulsan un comunicado para animar a más convocatorias contra la sentencia aunque abogan por su "carácter no violento". Este viernes, huelga general "de país".



Cuarta jornada de alta tensión en Cataluña en vísperas de un viernes de huelga general "de país" y un fin de semana que la Policía y los Mossos advierten que será de "alto riesgo".

De hecho, pese a la tregua de este jueves entre CDR y policías, varias escaramuzas violentas entre independentistas radicales y grupúsculos de ultraderecha volvieron a llevar el fuego, las carreras y las cargas a algunas calles de Barcelona.

Mientras el independentismo gobernante trata de desmarcarse de los bochornosos incidentes del martes y miércoles, este jueves ha sido el turno de los estudiantes y, de nuevo, de una convocatoria de los CDR que han llamado a los catalanes a acudir con pelotas y en chandal.

Los convocantes han dado la consigna de ir vestidos en chándal y con propuestas deportivas para organizar una 'Fiesta deportiva y desobediente' con la que han querido conmemorar las Olimpiadas Populares de 1936, un evento antifascista que se organizó en Barcelona en oposición a los Juegos Olímpicos del Berlín nazi de ese año.

En esta ocasión, sin incidentes, los CDR han dado por desconvocada la concentración a las nueve de la noche. Los mayores problemas este jueves se han producido en la Plaza Artós, en la que había convocada otra concentración, en este caso de organizaciones de extrema derecha y grupos neonazis. 

Así, en la calle Balmes ardieron varios contenedores mientras los Mossos intentaban bloquear a un grupo de ultras que buscaba enfrentarse a los CDR.  Algunos de estos fuegos han sido originados por grupos de manifestantes antifascistas, que han encendido hogueras y quemado contenedores en los alrededores de Rambla de Cataluña y la Calle Balmes. Se volvió a quemar mobiliario de algunas terrazas e incluso una tienda de ropa.

 

Además, una decena de ultras han agredido a un chico con palos en el Eixample de Barcelona, en el cruce entre las calles Balmes y Rosselló. Los agresores se han dirigido corriendo al chico, que estaba solo, y le han empezado a dar puñetazos, patadas y a golpear con palos mientras estaba en el suelo, aunque después se ha levantado con ayuda.

Por la mañana, cerca de 25.000 estudiantes se manifestaron en Barcelona. La manifestación que arrancó en plaza Universitat de Barcelona tuvo su momento más tenso frente a la Jefatura Superior de Policía en Vía Laietana.

Los Mossos protegían el edificio y los manifestantes cantaron consignas contra la policía y arrojaron objetos como huevos y alguna botella de plástico a la línea policial. Varios estudiantes desplegaron una pancarta desde un edificio de la Vía Laietana con el lema 'Ocupemos el rectorado de la UPF'. 

 

Los estudiantes de Barcelona, en plena manifestación este jueves.

 

También este jueves, Òmnium y la ANC difundieron un manifiesto que llama a la movilización de carácter pacífico contra la sentencia y rechaza la violencia en las protestas, porque "no supondría ningún avance en la liberación de los encarcelados ni en la resolución del conflicto".

El manifiesto avisa de que "iniciar una dinámica de carácter violento supondría una espiral peligrosa" que, además de poder generar daños irreparables, supondría incrementar los niveles de sufrimiento, según el comunicado.

El mensaje advierte de que la violencia, además de ser éticamente rechazable, podría incrementar la "dinámica represiva y el sufrimiento", y convoca a la ciudadanía a participar en las próximas movilizaciones de rechazo a la sentencia reafirmándose en su carácter no violento.

Todo, en vísperas de una huelga general y un fin de semana que los expertos del Ministerio del Interior tienen marcado en rojo desde hace una semana.

Comenta esta noticia
Update CMP