23 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El alcalde socialista de Vigo impide una investigación que amenazaba su carrera

Pedro Sánchez y Abel Caballero en la sede de la FEMP.

Pedro Sánchez y Abel Caballero en la sede de la FEMP.

Abel Caballero se ha salido con la suya, al menos de momento, al impedir que la oposición indague sobre su responsabilidad en el accidente de O Marisquiño, en el que hubo 467 heridos.

El alcalde socialista de Vigo y presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Abel Caballero, va camino de escabullirse de toda responsabilidad política por el accidente que el 12 de agosto pudo acabar en tragedia en Vigo durante el festival O Marisquiño, en el que resultaron heridas 467 personas.

El Ayuntamiento vigués celebró este miércoles dos plenos seguidos (el ordinario y uno extraordinario sobre el siniestro) para, entre otras cosas, votar la creación de una comisión de investigación al respecto exigida por la oposición.

El resultado fue el esperado, o mejor dicho el temido por la oposición: los socialistas la vetaron con su mayoría absoluta, conscientes de que facilitar una comisión de investigación que deje al descubierto posibles errores y negligencias municipales no es la mejor forma de encarar una precampaña electoral. Una en la que Caballero se juega su futuro.

Fue un milagro que no hubiera víctimas mortales aquella noche.

 

Caballero, uno de los pesos pesados del socialismo gallego y además representante de todos los alcaldes de España, despachó el pleno extraordinario asunto en apenas un cuarto de hora de debate, para indignación del PP y de En Marea, que le consideran el responsable máximo de lo ocurrido. 

No en vano, cabe recordar que una semana antes del accidente la portavoz popular en el Consistorio de Vigo, Elena Muñoz, había alertado del deplorable estado en el que se encontraba el paseo marítimo, cuyo mantenimiento debía correr a cuenta del Ayuntamiento según un convenio firmado en los 90 con el Puerto de Vigo (aunque el alcalde niega tal extremo). 

 

Pero es que, al margen de cuál de los dos (Ayuntamiento o Puerto de Vigo) debiera ser el responsable del mantenimiento, hay una responsabilidad que sí le correspondía en exclusiva a Abel Caballero: comprobar que el lugar reunía las condiciones para un concierto con miles de personas, como establece la Ley de Espectáculos Públicos gallega.

"El expediente municipal es lamentable. No hay informes de seguridad, y tampoco se efectuó siquiera una prueba de carga. Simplemente una comprobación visual del montaje del escenario", señala la portavoz popular, Elena Muñoz, en declaraciones a ESdiario.

El PSOE se escuda en que la investigación del accidente ya está en manos de los tribunales, y que por tanto el Ayuntamiento de Vigo no tiene nada que aportar al respecto. "No hay nada que investigar", zanjó el portavoz de los socialistas, Carlos López Font

En concreto es el juzgado de Instrucción número 3 de Vigo el que ha abierto diligencias para esclarecer lo sucedido, en base a un presunto delito de lesiones por imprudencia.

Sin embargo, y en paralelo, los populares anuncian que van a llegar "hasta el final" en su intento de que el alcalde dé explicaciones. De momento contemplan la posibilidad de pedir su comparecencia en un Pleno para hablar de O Marisquiño o incluso promover la creación de una comisión de investigación en el Parlamento gallego. Ahí sí el PP tiene mayoría para hacerlo.

Comenta esta noticia
Update CMP