28 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez pide "unidad" a Ayuso tras confinar Madrid con el BOE

Pedro Sánchez, junto al primer ninistro portugés, António Acosta.

Pedro Sánchez, junto al primer ninistro portugés, António Acosta.

El presidente del Gobierno presume de fomentar la "unidad" después de aplicar un 155 encubierto en Madrid que no ha aprobado en comunidades con peores datos de la pandemia, como Navarra.

Este viernes, al término del Consejo de Ministros extraordinario que decretó el estado de alarma para la Comunidad de Madrid, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, quiso justificar este 155 encubierto a los madrileños con graves acusaciones al Gobierno de Isabel Díaz Ayuso. Así, tras asegurar que el Ejecutivo de Pedro Sánchez siempre quiso "llegar a un acuerdo" con el Ejecutivo regional, desgranó una supuesta lista de agravios del Gobierno de Ayuso, a la que acusó de "no hacer nada" para combatir la pandemia. 

Estas duras palabras -cuya gravedad es solo superada por la decisión adoptada por el Gobierno de Sánchez- llegaron sorprendentemente después de que, el pasado jueves, tras la última reunión del Grupo Covid -que encabezaron el propio Illa y el vicepresidente madrileño, Ignacio Aguado-, el Gobierno de España reconoció la mejoría de todos los parámetros, tal como había hecho público el ejecutivo madrileño.

 

Este sábado, desde Portugal, donde Sánchez ha participado en la XXXI cumbre hispano-lusa con el primer ministro António Costa, el inquilino de la Moncloa ha respaldado férreamente a Illa en sus graves acusaciones al Gobierno de Ayuso.

 

"La incidencia acumulada es elevada y preocupante"

"Lo que ha dicho siempre Illa es lo que el resto del Gobierno y yo compartimos. Siempre hemos puesto por encima de todo la salud pública. Pedimos a todos los gobernantes que hagan lo propio, que pensemos en los enfermos, en los profesionales sanitarios, en las víctimas del coronavirus y en sus familias", ha dicho el presidente, que ha caído también en el autodesmentido al asegurar que "la incidencia acumulada [de contagios] en Madrid es muy elevada y preocupante".

"Es evidente que teníamos que dar una respuesta a la situación en Madrid. No podíamos quedarnos cruzados de brazos. Eso es lo que hicimos este viernes", ha declarado Sánchez, que ha añadido que su Ejecutivo sigue "tendiendo la mano al Gobierno de la Comunidad de Madrid".

Otra de las frases de Sánchez desde Portugal que más han sorprendido tras su golpe de mano en Madrid es en la que presume de que su Gobierno apuesta por "abonar la unidad" ante la pandemia del coronavirus.

"Desterrar la lucha partidista tiene que guiar la acción política. Desde luego, nosotros lo hemos practicado con las comunidades autónomas", ha dicho el presidente, tratando de hacer olvidar que el estado de alarma sobre Madrid llega después de haber obtenido el Ejecutivo Central una sonora derrota en los tribunales a cuenta de las medidas que impuso su Gobierno hace una semana sobre la región madrileña.

 

Otro momento sorprendente de la rueda de la intervención de Sánchez ha sido la que ha ofrecido a un periodista lusa cuando le ha preguntado sobre los terribles datos que arroja la gestión del Gobierno de España frente al Covid, con más de 800.000 contagios y casi 55.000 muertos. En este caso, Sánchez ha optado por socializar su fracaso, al asegurar que "la evolución de la pandemia es preocupante en todo el continente europeo".

Comenta esta noticia