23 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

1 de Octubre: el día que Puigdemont quiere instaurar la "República catalana"

Puigdemont, en el momento de anunciar la fecha y pregunta de su consulta.

Puigdemont, en el momento de anunciar la fecha y pregunta de su consulta.

"¿Queréis que Cataluña sea un Estado independiente en forma de República"?, será la pregunta que la Generalitat pretende convocar oficializada este viernes en un nuevo acto de propaganda.

Ni los sondeos sobre el independentismo de la propia Generalitat, que reflejan que no es una tendencia mayoritaria en Cataluña, ni las advertencias del Gobierno han evitado que el presidente catalán, Carles Puigdemont, haya confirmado su órdago al Estado.  

Como anunció este pasado miércoles y tras convocar una breve reunión de su gabinete, Puigdemont anunció con toda solemnidad la fecha y la pregunta del referéndum ilegal que Junts Pel Sí pretende convocar.

Sin dejar rastro por escrito -para evitar la respuesta legal de La Moncloa- y delante de sus dos escuderos, Oriol Junqueras y Raúl Romeva, además de todos los 71 parlamentarios de JxSí, Puigdemont reveló el enigma más esperado en un comparecencia sin preguntas en el Pati dels Tarongers de la sede de la Generalitat.

"¿Queréis que Cataluña sea un Estado independiente en forma de República"?, será la pregunta de la consulta que se celebrará el domingo 1 de octubre "en ejercicio del legítimo derecho de autodeterminación de una nación milenaria como Cataluña", según dijo Puigdemont. Las papeletas serán impresas en castellano, catalán y aranés.

La introducción del término "República" se produce tras largas y agrias negociaciones entre el PDeCAT y Esquerra, que finalmente impuso sus tesis, mostrando la extrema debilidad de la antigua Convergencia, que ha navegado en todo este proceso condicionada tanto por ERC como por la CUP.

El presidente catalán recordó el fallo del Tribunal Constitucional contra el Estatut como el punto en que "se acabó el diálogo y el acuerdo". "Cuando nos han pedido que queríamos los catalanes hemos hecho propuestas de todo tipo, todas han sido rechazadas o seriamente recortadas", dijo, para a continuación hablar de "conflicto político entre Cataluña y el Estado español". "Con un no quiero es mejor que no vayamos al altar", añadió.

Antes que Puigdemont, tomó la palabra su vicepresidente, Oriol Junqueras, quien -antes de enumerar una larga lista de reproches en tono victimista- justificó el anuncio de la fecha y la pregunta "en continuidad del mandato democrático y de las urnas".

Las otras incógnitas que siguen abiertas

Una de las dudas que el presidente y la mayoría soberanista deberán despejar ahora es si el referéndum se convocará con una ley específica o se incluirá dentro de la ley de transitoriedad jurídica, conocida como ley de desconexión.

Los partidarios de la ley específica alegan que la ley de desconexión es la norma para concretar la independencia, y consideran que incluir el referéndum en ella se interpretaría como querer condicionar el resultado.

Lo que está claro es que este viernes Puigdemont no firmará ningún documento en alusión al referéndum, ya buscará retrasar al máximo las impugnaciones del Gobierno al Tribunal Constitucional.

En un acto este pasado miércoles en Barcelona, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, reiteró: "Pueden anunciar ese referéndum cuantas veces quieran y convocar cuantos actos quieran. Ese referéndum no se va a celebrar".

Quien no ha estado presente en el acto de este viernes en la Generalitat fueron serán los Comunes, el partido que lideran Xavier Domènech y Ada Colau, ya que, pese a ser partidarios del referéndum, tienen dudas sobre la vía unilateral que plantea Puigdemont.

Comenta esta noticia
Update CMP