29 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Un 'fallo técnico' salva a Iglesias de otro día de bochorno en el juzgado

El vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias

El vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias

Este martes era el día señalado para que Mónica Carmona, exabogada de Podemos, declarase ante la Justicia por las presuntas irregularidades en las cuentas moradas, pero no ha sido posible.

Mónica Carmona, exabogada de Podemos, era la siguiente en la lista de testigos que tenían que declarar en el juicio abierto que investiga las presuntas irregularidades en la financiación del partido. Sin embargo, problemas con el tiempo reservado para la videoconferencia han obligado este martes a aplazar la comparecencia, salvando a Iglesias de tener que escuchar todas las acusaciones ya vertidas anteriormente por la letrada.

El problema ha estado en el tiempo reservado en las dependencias de Barcelona, desde donde iba a declarar, para la conferencia, de unos 30 o 45 minutos, a toda vista insuficiente para una declaración que se prevé mucho más larga. Por eso se ha decidido aplazar la vista, a la que se buscará nueva fecha.

 Carmona estaba citada puesto que, junto a José Manuel Calvente, habría estado realizando una investigación interna por posibles irregularidades contables en Podemos cuando fueron despedidos el pasado mes de diciembre, destapando unas acciones que podrían ser constitutivas de delito de malversación y administración desleal.

Estas irregularidades, según la versión del abogado denunciante, habrían consistido en gastos sin justificar o no previstos en los presupuestos del partido o también sobresueldos. Calvente dirigió sus sospechas hacia Neurona Comunidad S.L., empresa de comunicación política que ha trabajado en varias campañas electorales de Podemos.

De hecho, la Fiscalía de Madrid ya se posicionó a favor de investigar el asunto y señaló que ve indicios en la denuncia de Calvente, precisamente en lo referido al contrato suscrito para las elecciones generales de abril de 2019 entre el partido y la sociedad Neurona Consulting.

Se trata de la misma sociedad a la aludía el Tribunal de Cuentas en un informe en el que señalaba posibles irregularidades contables que podrían tener también consecuencias en el ámbito penal.

Podemos y su cúpula ya están imputados

El juez Juan José Escalonilla imputó a Podemos como persona jurídica después de escuchar la ratificación de la denuncia de Calvente en sede judicial el pasado 29 de julio. También ha imputado a Juan Manuel del Olmo, secretario de Comunicación de Podemos y responsable de las campañas así como un estrecho colaborador de Pablo Iglesias, además de al tesorero y la gerente del partido, Daniel de Frutos y Rocío Esther Val, respectivamente.

Además, el juez ha aceptado la resonación de Vox como acusación popular y ha requerido abundante información y documentación tanto a Podemos como a organismos públicos, al grupo de policía judicial, al Tribunal de Cuentas, al Registro Mercantil, al Registro de Cooperativas de Madrid y a entidades financieras.

Así pues, Iglesias se salva este martes de tener que escuchar el rosario de malas prácticas que se le atribuyen, después de que ya la pasada semana Calvente asegurase que todo lo relacionado con el caso Dina y la tarjeta sustraida a su exasesora, fuese un montaje urdido desde la cúpula del partido para presentarse como víctima de las llamadas 'cloacas del estado'. Sin embargo, no se librará de escucharlo, porque el juicio continua. 

Comenta esta noticia