22 de marzo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El responsable del programa antiplagio desmonta la débil coartada de Sánchez

El original encuadernado de la tesis de Pedro Sánchez, en la biblioteca de la Universidad Camilo José Cela.

El original encuadernado de la tesis de Pedro Sánchez, en la biblioteca de la Universidad Camilo José Cela.

El máximo directivo de la aplicación en España condiciona la fiabilidad de sus resultados a una premisa y duda que la Moncloa disponga de una licencia para su uso.

La polémica sobre la autenticidad de la tesis doctoral de Pedro Sánchez sigue sin amainar, pese a la estrategia diseñada en las últimas horas por el Palacio de la Moncloa.

A primera hora de este viernes, antes incluso de que el trabajo se hiciera público y accesible, Presidencia del Gobierno informó a los medios de que había pasado la tesis doctoral del líder del PSOE -La nueva diplomacia económica española- por el detector de plagios, que había encontrado apenas un 13%, un porcentaje aceptable en las prácticas universitarias.

Para ello, Moncloa utilizó dos herramientas denominadas Turnitin y PlagScan. Sin embargo, minutos después un responsable de la primera arruinó la estrategia gubernamental. En declaraciones a Onda Cero, su responsable para España Lluis Val puso en cuarentena las conclusiones del Ejecutivo.

Val desveló que el programa de Turnitin no puede determinar a ciencia cierta si se ha producido plagio, salvo que existan textos copiados de otros trabajos o escritos dentro de su base de datos.  Es decir, sus conclusiones no son "irrefutables". "Es posible customizar el resultado. Por lo que sí, puede variar", explicó. "No soy capaz de aventurarme a decir qué tanto por ciento es plagio o no sin ver los detalles del documento", añadió.

Pero, además, el responsable de la aplicación generó dudas sobre el comunicado de La Moncloa. "A título personal no se puede tener una licencia de Turnitin, no me consta que La Moncloa tenga una", reveló.

En su comunicado, el Gobierno explicó que ha sometido el trabajo de Pedro Sánchez a esos dos reconocidos programas para comprobar plagios en documentos académicos y que la tesis supera estos test. En el caso del programa Turnitin detecta un 13 por ciento de similitud, mientras que la herramienta PlagScan cifra en un 0,96 por ciento la coincidencia con otros trabajos universitarios.

Según La Moncloa, este resultado se encuadra en porcentajes normales de similitud para este tipo de tesis. "Existe un amplio consenso en el ámbito académico en considerar que se trata de porcentajes normales, de acuerdo a la normativa y los protocolos de verificación", sostuvo el Gobierno.

Comenta esta noticia
Update CMP