21 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La explicación que Juan Carlos ha dado al Rey para apagar el enfado en Zarzuela

Un encuentro casual pero muy inoportuno.

Un encuentro casual pero muy inoportuno.

El entorno de Felipe VI no oculta su enfado por la "inoportuna" foto del emérito y el jeque saudí. Y toma precauciones para que no se repitan "encerronas" similares.

Línea caliente entre Jaime Alfonsín y Alfonso Sanz Portolés. El jefe de la Casa del Rey ha hecho saber al responsable del equipo que rodea el Rey Emérito el "malestar" del Palacio de la Zarzuela por la "importuna" fotografía del anterior jefe del Estado, este domingo en Abu Dabi, junto al principe saudí Mohammad Bin Salman.

La imagen, que según recuerda Zarzuela se produjo de forma "casual" y dentro de la "agenda privada" de Don Juan Carlos -desposeído ya de cualquier actividad institucional, incluso la de representación internacional- ha provocado una nueva ofensiva contra la Monarquía y una respuesta tibia del Gobierno que, salvo en el caso del ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, ha endosado las explicaciones pertinentes a Felipe VI y su entorno.

Lo cierto es que La Moncloa sabía -por el operativo logístico del Estado que rodea aún al Emérito- que Don Juan Carlos iba a asistir en directo a la despedida de su gran amigo, Fernando Alonso, de la Formula 1. Y fue allí donde coincidió con el heredero saudí, en el disparadero de la comunidad internacional tras el cruel asesinato del periodista Jamal Kashoggi en el consulado de Arabia Saudí en Estambul.

Una foto que, según explican a ESdiario fuentes de La Zarzuela, Don Juan Carlos "no pudo evitar" y que respondió a la "lógica cortesía diplomática".

 

El Rey Felipe VI, junto al ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell.

 

Tras la polémica, la Casa Real ha exigido al equipo de Don Juan Carlos que "extreme el celo" en la agenda, las visitas y los encuentros del Emérito para evitar situaciones no deseadas, más en plena ofensiva de Podemos, IU y el independentismo contra la Corona.

 Y es que el Gobierno no parece dispuesto a desgastarse en exceso en defensa de la imagen cada día más cuestionada del padre del actual Rey. La portavoz del Ejecutivo, Isabel Celáa, se ha limitado este lunes a subrayar lo obvio: "Nosotros tenemos el respeto al rey emérito que se merece".

"No hemos tratado eso en el Gobierno", ha asegurado la portavoz del Ejecutivo de Pedro Sánchez. "No voy a responder", ha zanjado Celáa, que ha insistido en que el Gobierno mantiene "el respeto" al abdicado Monarca.

Algo más activo en apoyo de Don Juan Carlos ha sido su compañero de gabinete y titular de Exteriores, Josep Borrell, que ha enfatizado sobre el carácter "casual" del encuentro entre el Rey Juan Carlos I y el heredero saudí. "No tengo nada que decir, ni sabía que se iba a producir, ni probablemente estaba previsto", ha dicho Borrell en rueda de prensa junto a su colega alemán, Heiko Maas.

A juicio del ministro, probablemente lo que sucedió es que Don Juan Carlos y el próximo jefe de Estado saudí se encontraron en la competición -la despedida de Alonso de los circuitos- y se saludaron. Eso sí, ha dejado claro que el encuentro fue "no causal, sino casual".

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP