02 de junio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Rey canaliza las inquietudes de los afectados y Sánchez sale muy mal parado

El Rey, este lunes, recibiendo a la vicepresidenta Nadia Calviño en La Zarzuela.

El Rey, este lunes, recibiendo a la vicepresidenta Nadia Calviño en La Zarzuela.

Felipe VI lleva varios días despachando, en persona y telemáticamente, con representanes del mundo económico, empresarial y social. Una ronda que La Moncloa no ha querido hacer.

El Rey se ha remangado esta última semana. Desde su mensaje extraordinario a los españoles con motivo de la pandemia del coronavirus, en el Palacio de la Zarzuela se ha instalado una especie de gabinete de crisis en el que, cada día, Felipe VI se reúne o contacta vía telemática con distintos colectivos e instituciones afectadas por la gestión de la crisis del Covid 19.

"El Rey está simplemente realizando su trabajo", zanjan a ESdiario fuentes de la Casa Real, para justificar una agenda especial que ha tenido este mismo lunes una cita bien simbólica: la audiencia a la vicepresidenta económica, Nadia Calviño.

Más aún, en un momento en que la responsable económica del Gobierno ha sido desautorizada por Pedro Sánchez en al menos dos ocasiones recientes: el viernes, cuando el Consejo de Ministros aprobó la prohibición de los despidos; este sábado, cuando Sánchez anunció el cerrojazo total a la actividad económica. En ambos casos, derrotada por las tesis más extremistas de Pablo Iglesias y su ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

 

La cita con Calviño este lunes, no es la primera audiencia a un miembro del Gobierno. Pero sí la primera con un ministro ajeno al Comité Permanente del estado de alarma, es decir, Salvador Illa, Fernando Grande-Marlaska, Margarita Robles y José Luis Ábalos.

 

 

Los Reyes, el pasado jueves, en una videoconferencia con el presidente de Mercadona, Juan Roig.

 

Lo curioso, según admiten las citadas fuentes, es que los distintos empresarios o líderes sociales que están hablando con el Rey analizan las distintas medidas anunciadas por el Gobierno pero reconocen que ni han sido contactados por Sánchez ni consultados por ningún miembro del Ejecutivo, de los que tienen estos días mando en plaza.

Por ejemplo, el pasado jueves, el presidente de Mercadona, Juan Roig, adelantó a Felipe VI el grave riesgo que supondría el cierre total de la economía. Justo tres días antes de que Sánchez decidiera el polémico parón económico total.

 

En esta frenética actividad del Jefe del Estado, han hablado con Zarzuela el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi; el de CEPYME, Gerardo Cuerva y el de la Asociación de Trabajadores Autónomos, Lorenzo Amor. También, los secretarios generales de UGT y CC.OO, Pepe Alvarez y Unai Sordo.

Muchos de ellos han canalizado sus inquietudes y sus opiniones sobre la gestión del Gobierno, las improvisaciones varias y la falta de medios. Lo que en La Moncloa, Sánchez se resiste a hacer. Bajar a la tierra y escuchar a los que, de verdad, tienen algo que decir.

Comenta esta noticia