23 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez trata a Bildu mejor que a Vox y le promete un pago por su abstención

El candidato del PSOE no se dirigió siquiera a Abascal en todo el debate. A la portavoz de Bildu, por contra, hasta le reconoció su "legitimidad". Estos dos vídeos son esclarecedores.

Que a los socialistas no les gusta que les recuerden sus escarceos con Bildu es algo que quedó de manifiesto el lunes, durante la primera sesión del debate de investidura, cuando Albert Rivera le pidió a Pedro Sánchez que eche a la líder del PSN por pactar con Bildu y la respuesta de María Chivite desde la tribuna de invitados fue hacerle una peineta, insultarle y sacarle la lengua. 

Pero es que relación, la hay. Como le recordó este martes la portavoz de Bildu, Mertxe Aizpurua, al candidato del PSOE, el apoyo de los herederos de Batasuna "fue necesario para la moción de censura que le ha llevado hasta aquí".

No solo eso. Durante este debate de investidura Sánchez se ha delatado a sí mismo con el muy distinto trato que profirió a los portavoces de Vox y a Bildu: al primero, Santiago Abascal, le ignoró, no se dirigió a él ni una sola vez; a la segunda, Aizpurua, le llegó a decir: "Respeto la legitimidad que tiene", en alusión a su presencia en el Congreso.

Estos dos vídeos son la mejor muestra. El primero es de la réplica de Sánchez a Abascal, cuando en vez de responderle a él, o mirarle siquiera, se dirigió a Pablo Casado y Albert Rivera. Y así durante más de ocho minutos:

"Señor Rivera, ¿escucha? Es la ultraderecha. Señor Rivera, señor Casado, ¿escuchan lo que ha dicho su socio? Su socio en Murcia, su socio en Castilla y León, su socio en Madrid. Su socio en muchas ciudades y comunidades autónomas como consecuencia de que han puesto un cordón sanitario a un partido constitucionalista como el PSOE. Y esto es lo que estamos sufriendo ahora mismo en España, una anomalía europea, señorías", sostuvo.

Ni Sánchez ni el PSOE se han reunido con Vox en ninguna de las rondas de contactos mantenidas durante estos casi tres meses desde las elecciones generales. Y lo de este lunes fue el veto definitivo.

El segundo vídeo corresponde a la réplica de Sánchez a Aizpurua, que minutos antes le había garantizado la abstención de los cuatro diputados de Bildu. No como "cheque en blanco" sino como "oportunidad": "Nuestros votos somos para que se reconozca el derecho democrático de todos los pueblos a elegir su futuro", le dijo al socialista. 

Y éste contestó: "Señora Mertxe Aizpurua, le agradezco que usted sí que haya entrado en cuestiones que tienen que ver con el cambio climático, con la igualdad salarial, con el feminismo, que hable de las pensiones, que hable de la justicia social…", empezó.

Para a continuación prometerle "diálogo" y "respeto" como pago a su abstención: "En España tenemos mimbres suficientes como para desde el diálogo poder entendernos todos. Yo desde luego a su grupo no le veto, le respeto la legitimidad que tiene. Pero es evidente que tenemos serias discrepancias de presente, de futuro, pero también de pasado. Y ahí me quedo", sin hablar de ETA.

Efectivamente, Bildu se abstuvo un rato después, y lo hará de nuevo el jueves, en la votación definitiva. A mayores, cabe recordar que, en Navarra, el PSN de Chivite necesita la abstención de la antigua Batasuna para ser investida presidenta.

En el pasado, tanto José Luis Rodríguez Zapatero como Alfredo Rubalcaba frenaron sendas operaciones para convertir en presidentes de la Comunidad Foral a los socialistas Fernando Puras -2007- y Roberto Jiménez -2014- porque habrían necesitado la ayuda de Bildu y no la querían. 

Con Sánchez en la Secretaría General del PSOE, por lo pronto el PSN ha llegado a un primer acuerdo en la Mesa del Parlamento de Navarra por el que Bildu tiene una secretaría.  

Comenta esta noticia
Update CMP