23 de marzo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El consejero de Interior de Torra confiesa que él "puede ser" un CDR

Buch asegura que los intimidatorios comités de radicales “no son un problema de orden público”, lamenta que los Mossos no puedan escoltar a Puigdemont y tacha a Jusapol de “provocadores”.

El consejero de Interior del Govern independentista de Cataluña capitaneado por Quim Torra no solo estima que los temidos Comités de Defensa de la República (CDR) no constituyen un problema de seguridad y orden pública, sino que él se siente cerca de ellas, casi como un más. 

En concreto, Miquel Buch considera que los autodenominados CDR "no son un problema de orden público en Cataluña". El consejero justifica las declaraciones realizadas el pasado 1 de octubre por el presidente Torra cuando en un acto público aplaudió las acciones de los CDR, les calificó de "amigos" y les pidió que "apretaran". "Se ha querido malinterpretar. Si quieres sacar la punta negativa, se la puedes sacar toda. Era apretar en general, no dejéis que nos durmamos, apretar para que cumplamos los compromisos", afirma el consejero en una entrevista a El País.

 

Buch resta importancia al hecho de que los propios Mossos d'Esquadra hayan actuado en ocasiones contra miembros de estas agrupaciones independentistas: "No podemos culpabilizar a los CDR. Los Mossos actúan contra personas que han cometido algún delito. No significa que los CDR sean unos delincuentes". Y sostiene que sus movilizaciones no suponen un problema de orden público, como "tampoco lo es la ANC ni Òmnium Cultural. Yo puedo ser CDR", asegura.

Tras realizar una afirmación tan categórica, el consejero de Interior de la Generalitat aclara que él no es CDR. Pero se pregunta: "¿Qué quiere decir ser CDR? Si un día vas a una concentración convocada por ellos, ¿ya eres CDR para siempre? ¿No puedes ir libremente a una manifestación sin sentirte cómplice cien por cien?".

Buch, en cambio, se muestra menos tolerante con las movilizaciones de otros colectivos como el sindicato policial Jusapol, cuyas manifestaciones en Barcelona generaron otras de violento rechazo alentadas, entre otros, por los CDR: "Jusapol viene aquí a provocar, porque el sitio donde hay menos agentes de la Policía Nacional es Cataluña", argumenta.

 

"Si hubiera una demanda de derechos laborales, quien no le aumentará el sueldo es la Generalitat de Cataluña porque les paga el Gobierno del Estado. Si tuvieras que reclamar algo, irías a un lugar donde tuvieras mucha presencia o a un lugar donde te pudieran pagar. Venir aquí sabiendo lo que pasó el 1 de octubre del año pasado entiendo que es una provocación", insiste.

Y en relación al expresidente Puigdemont, huido en Bélgica tras proclamar la declaración unilateral de independencia, Buch se queja de que los Mossos no puedan desplazarse allí para hacerle de escolta. Su argumento es que "los Mossos trabajan para la Generalitat, que está obligada a garantizar la protección de los expresidentes, se llamen Montilla, Mas, Puigdemont o Maragall". Y lamenta no poder cumplir su deseo

Comenta esta noticia
Update CMP