| 08 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Balcones llenos y banderas de “No a las Mascletàs”, ¿Cuánto cobran de alquiler?

El arrendamiento de un balcón o ventana para los días de Hogueras ronda los mil o mil quinientos euros, incluso aquellos que lucen bandera en contra de que este acto se celebre en Luceros

| A. Maestre Edición Alicante

Las mascletàs en la Plaza de los luceros de Alicante ha sido todo un éxito de participación y encuentro entre alicantinos y visitantes. Se trata de un acto social que reúne a políticos de todas las sensibilidades, incluso aquellos que se han mostrado radicalmente en contra de que este acto se celebre en la plaza de los Luceros, como es el caso de los concejales de Podemos, Xavi lópez y Vanessa Romero, quienes también han presenciado los eventos pirotécnicos desde dentro del recinto reservado para autoridades, delegaciones festeras y medios de comunicación. 

Lo que resulta chocante ha sido ver la gran bandera que luce estos días desde un balcón, con un mensaje contrario a las mascletàs en Luceros, a la vez que a grupos de personas aplaudiendo y disfrutando del evento. Es, cuando menos, sorprendente por lo contradictorio. Los balcones en la Plaza de los Luceros están muy cotizados. Medios de comunicación o particulares en grupos de amigos o familias alquilan espacios en viviendas particulares para disfrutar de las mascletàs durante la semana de Hogueras -este año han sido solo siete sesiones de disparos-. 

 

Las ventanas o balcones –dependiendo de la orientación y el espacio que ofrecen- están muy cotizados. Se llegan a pagar entre mil o mil quinientos euros por la semana festera –bajo manga y sin factura-, solo el rato de la mascletà. Algunos hasta dos mil euros si la vivienda ofrece buena balconada, cerveza fría y algo de aperitivo. Por eso resulta llamativo haber presenciado estos días el doble efecto que las mascletàs despiertan en una misma vivienda, donde lucen el cartel de “No a las mascletàs en Luceros” a la misma vez que decenas de personas aplauden y disfrutan de este evento pirotécnico. ¿Serán caseros o arrendados que –previo pago- pasan el rato sometidos a las miradas de quienes leen lo que dice el cartelito de su ventana?  

En el balcón de la foto no sabemos si quienes están han pagado por el espacio o son de la familia. Tampoco nos lo iban a decir, porque este tipo de arrendamientos se hacen ‘en negro’, y no sea que -después de todo- el cartelito les vaya a salir caro si recibiesen una visita de la Agencia Tributaria reclamando su parte.