| 09 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

¡Abuelos, preparaos para ser pobres!

Me acaban de mandar un vídeo soez, de mal gusto, de una grosería aplastante. De un autor similar al de “sola y borracha” ¿En eso hay que gastarse el dinero? ¿Ha cesado Sánchez a la ministra?

| Manuel Avilés Edición Alicante

Preparaos - yo también- si es que ya no lo erais antes de esta crisis bestial que se nos ha echado encima. Siguen los políticos, en su mundo ideal de sueldazos, sin dar clavo y solo dedicados a la intriga, el contubernio y el marketing. Siguen las entrevistas arriesgadísimas en las que los periodistas genuflexos, sin avisar de que lo que están haciendo es publicidad, hacen preguntitas suaves y dan jabón como para un baño de espuma, al líder, al político que se ve con futuro y que quiere tocar poder  - más poder si es posible- en las elecciones que están a la vuelta de la esquina. Siguen la política del  evangelio de trabajar por alguien que luego los puede nombrar jefes de prensa o portavoces. ¿Quieren algún nombre? Las entrevistas se presentan como información y son un puro pesebre.

Se ha ido el verano – se ve en el tráfico por la mañana, en los grandes atascos a la ida y a la vuelta del trabajo, pero sigue el calor- y lo hemos vivido como si no pasara nada. Los restaurantes llenos y sin una mesa libre. Para coger mesa en según qué sitios, hacía falta una recomendación, como mínimo, de un director general, un concejal encargado de los motivos de seguridad o un ministro. Sin ese enchufe había que tirar de bocadillo y lata de cerveza o irse a un kebab, esos sitios en los que en un pincho que da vueltas hacen pegotes de todo lo que sea comestible. Avisan y no paran de la crisis y la pobreza que viene rauda, pero vivimos como si no pasara nada.

Vamos a ver  - muletilla de una murciana que conozco- la guerra de Ucrania, que empezó muy fuerte, pensando que los rusos iban a arrasar el país y a tomarlo como un paseo, se ha encallado. Europa  - la tenemos cerca, a tiro de piedra- y Estados Unidos – esos la tienen lejos y se benefician de ella- han ayudado a los ucranianos no como actitud generosa sino como estrategia de poder y como modo de potenciar la industria armamentística, porque las guerras son necesarias. ¿Cómo funcionaría la industria de tanques, aviones, barcos, cañones, misiles, construcciones de infraestructuras, etc… sin guerras que destrozaran lo hecho e hicieran necesaria la investigación de nuevos ingenios y la reconstrucción de lo destrozado? Ahí está la cosa.

Creían los líderes occidentales, esos que quieren meterle los misiles y los soldados de la OTAN a los rusos en su puerta, que iban a acochinar a Putin – un psicópata y un megalómano, pero no más que otros-  que lo iban a poner contra la pared con las sanciones. Perdónenme las feministas la comparación: eso es como las mujeres guapas, inteligentes, tipazos, con personalidad, sabias y más cosas. El lebrel que está con ellas no puede amenazar con dejarlas porque tienen una cola esperando que da la vuelta al mercado central y el lebrel se queda a dos velas en menos tiempo del que tarda una monja loca en rezar un #glorialpadre. #mecagoentoloquesemenea. Ya les contaré yo, si cuando publique #elgatotuerto no voy a la cárcel, un caso verídico.

Putin tiene más novios y más clientes de los que puede sostener y puede venderle gas y petróleo a los chinos, a los indios, a los coreanos… y al sursum corda. Ahora ha cortado el grifo a Europa y vamos a tener que guisar con carbón y con madera hasta que él quiera, o comer fiambre.

Ursula Von der Leyen  -me pone- y el resto de mandatarios andan cogiéndosela con papel de fumar de cara al invierno. Si el ruso cabrón este corta el gas vamos a pasar más hambre que un caracol en un espejo. La luz por las nubes y la industria parada porque no puede soportar los costes de la energía para seguir funcionando. Y si la industria para todo va en cadena.

No voy a votar a Sánchez, ni a Feijoo ni a Abascal ni a quien sustituya a Iglesias que ha hecho actual “La rebelión en la granja” de Orwell

Este fin de semana he estado de boda. Un cateto que había en mi mesa – ya conocen el peligro que encierran las mesas de las bodas- pontificando sobre economía con la capacidad intelectual del alcalde Mehincho soltó la siguiente frase filosófica: “A mí la bolsa me la suda, a mí me interesan los fajos de billetes en los bolsillos”.

Yo no tengo nada en la bolsa, pero llego a saber que expresa la salud de las empresas que la conforman con lo que si la bolsa cae, como está cayendo, podemos ver fácilmente que la economía está desguazada.

¡Abuelos! No os fieis de la derecha que he oído al Feijoo decir que quiere crear riqueza y a la vez decir que de subir las pensiones según el índice de precios, nada de nada. Os pide el voto para apuñalaros luego por la espalda. Como la Cristine Lagarde y como el Hernández, ese gobernador del Banco de España, que se levanta doscientos mil pavos al año y luego quiere que los viejos vendamos la casa para poder comer o para apuntarnos a los viajes del Imserso.

Lo van a conseguir porque somos idiotas. Ellos, que aún andan por los cincuenta – no la vieja Lagarde que es de  mi quinta-, se creen que nunca van a ser jubilados. Ellos, también los socialistas, que defendieron durante lustros el timo del tocomocho de los planes de pensiones: hágase un plan de pensiones, decían. Asegure su jubilación. Y tú te dejabas los cuernos para ahorrar mil euros al año. Al final de tu vida útil, antes de pasar a ser un despojo, tenías veinte mil pavos en el plan. No habías ganado ni un duro y, al sacarlos para disfrutar aquella jubilación que te decían, te los cuentan como ingreso y te meten un quince por ciento de mordida. Ni Curro Jiménez, ni el Tempranillo, ni los Siete Niños de Écija juntos, atracaban tan bien en su condición de salteadores de caminos.

Me acaban de mandar un vídeo – dicen que publicidad del ministerio de igualdad- que no puedo reproducir porque, a pesar de haber pasado cuarenta años en la cárcel, sigo teniendo la educación del sector pobre de aquel colegio de curas claretianos en el que me abandonaron por culpa de la emigración a Alemania y porque los niños éramos más ilegales que los trabajadores. El vídeo, soez, de mal gusto,  de una grosería aplastante. De un autor similar al de “sola y borracha” utiliza, como símbolo de libertad, distintos términos para llamar al órgano genital de la mujer. ¿En eso hay que gastarse el dinero? ¿Eso es una necesidad importante para los ciudadanos? ¿Ha cesado ya Sánchez a la ministra y a toda la recua responsable de ese anuncio? Alucino por un tubo y #mecagoentoloquesemenea.

No voy a votar a Sánchez, ni a Feijoo ni a Abascal ni a quien sustituya a Iglesias que ha hecho actual “La rebelión en la granja” de Orwell. A ver si los de la Unión Europea de Pensionistas, los que dicen que los abuelos no somos mendigos, que no pedimos limosna y que lo que cobramos lo hemos pagado con creces, a ver si esos, me motivan.

Nota del autor:

Es falso que el vídeo tenga relación con la ministra Montero. Parece que es de Mónica Naranjo y un programa sobre sexo. Igualmente es burdo, soez y de muy poca vergüenza.