24 de Junio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Alcalde de Granada, Luis Salvador
Alcalde de Granada, Luis Salvador

El alcalde de Granada se atrinchera con el único apoyo de un concejal de Cs

La decisión de Luis Salvador de no atenerse al pacto verbal que en 2019 sellaron el PP y Cs para repartirse dos años cada uno la Alcaldía ha hecho saltar por los aires el equipo de gobierno.

| Manuela Herreros Andalucía

El gobierno del Ayuntamiento de Granada ha alcanzado este martes unos límites insospechados de inestabilidad política, tras la ruptura de la coalición entre Ciudadanos y Partido Popular. Una situación que se preveía que podría llegar ocurrir en las últimas semanas y que reproduce un escenario de lo más peculiar. Se queda solo, al frente del Consistorio, el actual alcalde, Luis Salvador (Ciudadanos), con el único apoyo de un edil de su formación.

Salvador se ha atrincherado en el cargo, mientras que la espantada se produce en sus propias filas, con la marcha de los concejales de Ciudadanos Manuel Olivares y Lucía Garrido. Se suman a los seis concejales del grupo popular, que ha abandonado en bloque el gobierno pasando a la oposición, tal y como ha anunciado el presidente provincial del PP de Granada, Francisco Rodríguez, durante una rueda de prensa.

Con esta salida del gobierno, el actual alcalde tiene difícil gobernar con la minoría que supone tener sólo dos representantes. Tanto es así que el funcionamiento del propio Ayuntamiento se verá bloqueado ya que no podrá convocar ni siquiera una junta de gobierno.

Desde el PP de Granada al regidor "sólo le quedan dos opciones: atrincherarse o convocar un pleno de investidura" para que el PP se haga con la Alcaldía, por ser "lo más justo y lo más lógico", ha comunicado el presidente del PP granadino.

El PP de Granada en su comparecencia tras romper el bipartito.

 

Una situación difícil de resolver que se produce tras la negativa del regidor granadino de ceder el bastón de mando al PP, tal y como reclama esta formación, alegando a un acuerdo verbal que se produjo al inicio de la legislatura y que consistía en dos años para Ciudadanos en la alcaldía y otros dos para los populares.

El primer paso de esta ruptura del pacto de gobierno lo dio el pasado 26 de mayo el popular Sebastián Pérez, que decidió romper con la alianza, aunque no ha renunciado a su acta de concejal. A partir de este momento, ni PP ni Ciudadanos ceden, como ya anunció la semana pasada la presidenta nacional del partido naranja, Inés Arrimadas, que defendió que Salvador “era el alcalde para los cuatro años”.

El gobierno en esta ciudad granadina, en el caso de que no se produzca ninguna marcha atrás por parte de Ciudadanos, podría conformarse con el gobierno del PP a la cabeza, ya que podría contar, dependiendo de quién se coloque al frente de los populares, con el apoyo del exconcejal del PP Sebastián Pérez, y los votos a favor de los tres ediles con los que cuenta Vox.

Por otro lado, el PSOE, liderado por Francisco Cuenca, que cuentan con 10 concejales, tiene la opción de provocar una moción de censura. Siempre con la ayuda de Unidas Podemos, con tres representantes, y el comodín de Pérez, que parece ser la pieza clave ante una posible votación.

Por su parte, el portavoz del Gobierno andaluz y presidente del PP en Málaga, Elías Bendodo, ha manifestado que el pacto con Ciudadanos en la Junta no se ha resentido del divorcio en Granada y "goza de buena salud".