25 de Enero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Infanta Sofía.

Pilar Eyre destripa eso que la Infanta Sofía intenta ocultar y pocos han notado

Aunque el centro de atención siempre es su hermana, la Princesa Leonor, la periodista especializada en Casa Real ha querido enfocar la lupa hacia la menor de las hijas de los Reyes de España

| Maribel Fernández Chismógrafo

Todo el mundo habla de su hermana y le dedica la mayor parte de la atención por aquello de que es la heredera del trono de España, pero este miércoles Pilar Eyre decidió centrar la lupa de su blog en Lecturas en la Infanta Sofía.

Recoge la periodista experta en Casa Real que la hija menor de Don Felipe y Doña Letizia "habla tres idiomas según unos; seis, según otros. Baila, es muy deportista, juega al fútbol, participa en un grupo de teatro, le gusta mucho la ropa, que compra por internet, recibe una paga semanal de 30 euros, que se gasta en regalos y, mientras Leonor es como su padre, ella se parece a su madre, es curiosa, impulsiva y respondona".

Lo que defiende Eyre es que aunque no se hable de una educación especial para ella no se puede olvidar que es la segunda en la línea de sucesión y que "ni su padre, ni su abuelo, ni su bisabuelo español, ni su bisabuelo griego, fueron los primogénitos y, sin embargo, por diversos motivos, fueron reyes o casi reyes", motivo por el que los españoles deberían estar informados de su preparación.

Puestos a imaginar, flirtea con la idea de que se dedicara a la enfermería: "La Reina Sofía, es enfermera y ejerció como puericultora, como sus tías abuelas Margot y Pilar, que trabajó en el hospital de los Capuchos de Lisboa. Su tía Cristina cursó Ciencias Políticas; Elena, Magisterio; y a Felipe le hicieron unos estudios a medida en diversas facultades y academias militares. Letizia y el abuelo Jesús son periodistas; y la abuela Paloma, también enfermera. ¿Tendría algo de extraño que Sofía se decantara por esta profesión, que aparece con tanta frecuencia en su tronco familiar?". 

Por lo demás, el retrato robot que Eyre hace de la Infanta se completa con una "belleza moderna, boca grande, diastema entre los incisivos, ojos rasgados, nariz respingona muy poco borbónica, por suerte" y augura que no es descabellado que se convierta en una mujer imponente.

De momento cree que posa con más "aplomo" que su hermana y que es "más desenvuelta" quizá porque siente menos presión.

Puesto que le adjudica el "carisma, la fotogenia y la altura de una modelo" y mucho estilo a la hora de elegir las prendas también aventura la posibilidad de que fuera actriz. 

Para concluir destaca que "cuando está ante los periodistas, baja la vista de forma recatada para ocultar su expresividad, pero a veces podemos sorprenderle una mirada maliciosa y traviesa, y yo auguro que esta Sofía va a ser el verso suelto que da colorido y humaniza a las familias reales".