| 06 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Victoria Federica y Jorge Bárcenas
Victoria Federica y Jorge Bárcenas

Victoria Federica y su novio ya tienen su lujoso piso pero las cuentas no salen

La nieta del Rey Juan Carlos y su novio Jorge Bárcenas vivirán juntos en un costoso apartamento en pleno Paseo de la Castellana de la capital, aunque los ingresos de la pareja son ínfimos.

| Redacción Chismógrafo

Victoria Federica ha decidido abandonar el nido familiar y e independizarse para vivir junto a su pareja, Jorge Bárcenas, el DJ con el que sale desde hace dos años. La joven de 21 deja así el piso donde ahora vivía con su madre, la infanta Elena, y su hermano Froilán; un piso de 500 metros cuadrados situado en el madrileño barrio del Niño Jesús y que en su día financió el Rey Juan Carlos cuando su primogénita rompió con Jaime de Marichalar, su exmarido. Claro que su nuevo hogar tampoco está nada mal, aunque no está claro cómo lo va a pagar la joven pareja.

Según se ha informado en ‘Viva la vida’, ella y Jorge Bárcenas se han mudado a un lujoso piso de la capital ubicado en una de las zonas más cotizadas de Madrid: el Paseo de la Castellana. La vivienda contaría con cerca de 500 metros cuadrados y, teniendo en cuenta sus condiciones y la localización, un experto ha estimado el precio del alquiler entre los 4.000 y los 5.000 euros. El precio de la vivienda ronda los 1,5 millones de euros.

 

Algunos colaboradores del programa de Emma García, como Kiko Matamoros o Diego Arrabal, han mostrado su asombro ante el elevado precio de la vivienda, teniendo en cuenta que Victoria Federica estudia y no trabaja y que Jorge Bárcenas apenas cobra unos 150 euros por sesión de DJ, aproximadamente. “¿Quién financia esto?”, se han preguntado los tertulianos.

Al parecer, los jóvenes no han podido resistirse a las prestaciones que alberga la finca, como portero físico, un gran recibidor y una escalera de servicio, por la que Victoria Federica podría entrar y salir de su casa sin ser vista por la prensa. Además, según ha apuntado José Antonio Avilés, la pareja se habría desprendido de todos los muebles de la casa para comprar unos propios, nada baratos por otra parte.