| 03 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Raquel Mosquera.
Raquel Mosquera.

Rocío Carrasco se ríe y ridiculiza la enfermedad de Raquel Mosquera

Quien conoce a la peluquera sabe que no es manipuladora. Nunca ha ocultado su realidad y sus circunstancias. Está muy bien asesorada y demandará a su exhijastra con un solo abogado.

| Jesús Manuel Ruiz Chismógrafo

 

 

La hija de La Más Grande tiene un nuevo hueso que roer. Pero este hueso es duro. Muy duro. Es Raquel Mosquera. El amor en la vida de Pedro Carrasco. Con quien falleció. La historia está escrita y vivida. Rocío Carrasco la pretende reescribir pero no llegará porque sabemos leer y escuchar.

Quien conoce a Mosquera conoce que no es manipuladora. Es paciente y sabe lo que tiene que hacer. Raquel no ha demandado a Carrasco. Está bien asesorada. Le han dicho a la peluquera, "Vamos a esperar. Que finalice de contar y entonces se analiza todo para ver qué es demandable y qué no". Así se va a hacer.

Raquel Mosquera demandará a Rocío Carrasco 

Raquel Mosquera demandará a Rocío Carrasco y lo hará con un abogado. No con "mis abogados". Una expresión que utilizan quien nunca va a demandar y tan sólo se tira el farol en minutos de televisión.

La peluquera está en buenas manos. Su indemnización será menor de lo que piensa porque le contesta y ejercita su derecho de defensa cada vez que la "buena madre" o "señora de fucsia" le lanza un mensaje en forma de injuria, calumnia o despropósito. El despropósito no es un delito. Es provocación para que salte el "otro bicho". A Carrasco la desenmascaró la periodista Marisa Martín Blázquez. La periodista que estuvo cerca y fue amiga de Pedro Carrasco y Raquel Mosquera. Mejor que ella no conocen los demás la historia. Le dijo entre líneas que era una mentirosa. Más allá de enferma. Bueno, enferma de la mentira.

Rocío Carrasco arremete sin piedad y sin piedad hacia ella. Aparece en televisión como una mujer "maltratada" por un ser. Esto le va a costar caro a los voceros amigos de la violencia de género politizada. Pidió compasión por lo sucedido en su persona en los últimos años y cómo se sentía por el maltrato psicológico. Presunto, claro. No hay sentencia. Ahora ya es una mujer nueva. Aparentemente aún con mirada perdida y bien peinada. Sus peinados son lo mejor. Cada vez diferente.

Rocío Carrasco ha asegurado recientemente de Raquel Mosquera que es una enferma. No ha descubierto nada. Ella fue la primera que reconoció su problema y actuó con profesionales. De verdad. No los mediáticos y muy cerca del gobierno progresista. Allí estaba avalando las teorías de la psicóloga Bernal, la política y ministra Irene Montero. Marzo día 22 de 2021. O presuntamente progresista. Para gustos.

Raquel Mosquera siempre ha reconocido que ha tenido problemas psicológicos

Raquel Mosquera estuvo ingresada. Ha tenido problemas psicológicos. Y los ha reconocido. De esto se ríe y mofa ahora la mujer que apareció llorando y de fucsia. Ella. Rocío Carrasco. No tendrán nada que aportar a la psicología feminista aquellas que tantos "paños de agua caliente" le pusieron a los argumentos que contradecían al testimonio de Carrasco. Muchas dudas.

De momento, Rocío sigue sin ver a sus hijos porque la psicología, la suya, no se lo permite y Raquel Mosquera "mata" por sus hijos. Otra opción muy respetable. Alguna vez, quizás en el último capítulo contará qué corriente psicológica la aconsejó para seguir esos pasos. Ese día no aparecerá una corriente psicológica sino una sucursal bancaria.