| 02 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

Críticas a Javier Bardem y Penélope Cruz por pedir que “paguen más los ricos”

La actriz, que acaba de promocionar la película de Juan Diego Botto, “Entre los márgenes”, se moja sobre el hecho de que se les suban los impuestos a las grandes fortunas.

| Carlos Nieva Chismógrafo

Este viernes llega a los cines Entre los márgenes, el debut como director de Juan Diego Botto que coprotagonizan Luis Tosar y Penélope Cruz. Una película que vuelve a poner sobre la mesa el debate sobre los desahucios y en la que ella da vida a una madre que durante 24 horas trata de hacer lo imposible para no perder su techo mientras lidia con una fuerte crisis con su pareja. 

A pesar de ser una estrella internacional, Penélope Cruz siempre ha huido de las excentricidades. Porque ella, tal y como ha explicado en el programa Hora 25 de Cadena Ser, antes de alcanzar el olimpo de Hollywood, la actriz vio "de todo".

"Yo era muy consciente del esfuerzo de mis padres por llegar a fin de mes, por cubrir los gastos más básicos, de su esfuerzo gigantesco para poder llevarnos a una actividad extraescolar", ha planteado.

Esto, en palabras de Cruz, le ha permitido no olvidarse de esa conciencia de clase en la que se basó su educación. De ahí que, cuando Aimar Bretos le pregunta por su opinión sobre el hecho de que se les suban los impuestos a las grandes fortunas (de las que tanto ella como su marido Javier Bardem forman parte), la actriz sea rotunda. "Es lo lógico, ¿no? Que quien más tenga, más pague. Creo que hay que utilizar la lógica en este sentido", ha defendido.

Esto puede causar algo de polémica, ya que lo primero que debe hacer el Gobierno es decidir desde qué momento una persona es rica para pagar más impuestos. Sin embargo, resulta contradictorio, ya que los ricos de siempre como Penélope Cruz o su marido Javier Bardem, han hecho siempre lo posible por ocultar sus bienes al fisco para pagar menos a la Hacienda pública.

El patrimonio neto de Penélope Cruz se cifra por Celebrity Network en más de 65 millones de euros, mientras que el de Bardem asciende a unos 26 millones de euros, no solo por sus trabajos como actor, sino también como productor y director. Entre los dos, casi 100 millones de euros. Pero lo cierto es que, las palabras de Penélope no concuerdan si atendemos al antecedente de su marido hace unos años. 

En 2017, el actor fue multado con 150.491 euros por infracción tributaria con relación a las liquidaciones del IRPF en los ejercicios de 2006 y 2007. Todo ello a través de las empresas con las que factura, y con cruces de facturas hacia empresas extranjeras, algo que pocos “pobres” españoles pueden permitirse. 

Según recogía la sentencia en aquel momento: "nos hallamos ante una diferencia abismal entre la valoración de la operación acordada entre las partes vinculadas y la valoración que resulta del procedimiento previsto en las normas tributarias". 

Almodóvar, también envuelto en infracciones tributarias

Otra estrella española que también defrauda a Hacienda es Pedro Almodóvar, que comenzó a crear sociedades “offshore” tras sus primeros taquillazos. Los hermanos Agustín y Pedro Almodóvar se dieron de alta en junio de 1991 como apoderados de una sociedad (Glen Valley Corporation) registrada en Islas Vírgenes Británicas, un territorio considerado aún hoy como paraíso fiscal por España. 

En los registros figura que los hermanos disfrutaron de capacidad para administrar la sociedad sin limitación alguna. Eso incluye "llevar a cabo contratos o actos de toda clase" (...) "recibir o dar dinero en préstamo, comprar productos, mercancías, valores, acciones" (...) "abrir cuentas bancarias en nombre de la sociedad en cualquier banco", "tener acceso a cada una y todas las cajas de seguridad", etc.

Ahora pues, el gran debate es si la propuesta del Gobierno tendría realmente algún efecto para las clases menos pudientes que los ricos que evaden pagar impuestos, como Bardem, que intenta pagar lo menos posible en España.

Y es que en el caso hipotético de que estas fortunas fueran confiscadas por el Estado, los “pobres” apenas se darían cuenta ni cambiaría su vida. La voracidad del Estado y de las diversas Administraciones en el gasto público creciente hace imposible que descienda ni un solo céntimo a los más necesitados y cuando el Gobierno decide retocar algo con supuestos beneficios fiscales para las clases menos pudientes, al final se beneficia todo el mundo.