| 06 de Octubre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
La plantilla del Betis celebra el título
La plantilla del Betis celebra el título

El Betis conquista la Copa del Rey en la tanda de penaltis

El fallo de Musah y el acierto de Miranda le dan el título al conjunto verdiblanco. Durante el tiempo reglamentario, Borja Iglesias marcó primero y Hugo Duro empató

| Adrián A. García Deportes

El Betis ha conquistado la Copa del Rey en la tanda de penaltis. El conjunto verdiblanco superó al Valencia en una final igualadísima que se decidió con un fallo de Musah y un acierto de Juan Miranda en los lanzamientos desde los once metros. Durante el tiempo reglamentario, Borja Iglesias adelantó a los verdiblancos y Hugo Duro empató en la primera parte.

Como es habitual en estos encuentros, la intensidad de los dos equipos se vio reflejada desde el pitido inicial. Cada uno expuso sus armas sobre el césped de La Cartuja: el Betis, con mayor control de la pelota, circulaciones y dos laterales con clara proyección ofensiva; y el Valencia, con muchos jugadores por detrás de la línea del balón e intentos de robar y salir rápido.

En el primer disparo a puerta, el conjunto verdiblanco se puso por delante gracias a un potente cabezazo de Borja Iglesias a centro de Bellerín.

 

El gol asentó al Betis, que pasó a ser claro dominador del encuentro ante un Valencia titubeante. Un cabezazo desviado de Juanmi y una llegada hasta línea de fondo de Bellerín que no encontró rematador fueron los dos acercamientos más peligrosos sobre la meta de Mamardashvili.

Sin embargo, en el minuto 30 el equipo de Bordalás llevó a cabo una de las jugadas marca de la casa. El cuadro che salió tocando rápido desde atrás, con un pase de Carlos Soler a Ilaix Moriba que desconectó la presión verdiblanca; el ex del Barça condujo el balón y filtró un pase espectacular al desmarque de Hugo Duro, que se plantó ante Bravo y le batió tocando el esférico por encima.

 

El empate volvió a igualar la dinámica del encuentro. El Valencia se liberó y el Betis trató de recomponerse conectando con Fekir. En el tramo final, los valencianos no supieron definir un peligroso dos contra uno y Canales estrelló un disparo contra el poste.

Los de Bordalás comenzaron mejor la segunda mitad y rozaron el gol en una buena acción por banda izquierda. Guedes asistió a Gayá, Bravo tapó su disparo y el rechace le cayó encima a Hugo Duro, que no pudo dirigir el remate entre los tres palos. Poco después fue Ilaix Moriba el que contacto mal un centro de Carlos Soler.

Al Betis le costó un cuarto de hora acercarse a las inmediaciones de Mamardashvili. Borja Iglesias realizó un buen movimiento dentro del área, pero Gabriel tapó su disparo. A raíz de esa llegada mejoró el equipo de Pellegrini. En el 65, el ‘Panda’ asistió a Juanmi con un pase excepcional entre las piernas de Gabriel y Mamardashvili impidió el gol con un buen pie. Dos minutos después, Canales probó fortuna desde la frontal. Y en el 78, de nuevo el palo evitó el tanto bético en un tiro de Juanmi.

El Betis llegó al tramo final físicamente mejor que su rival y tuvo la ocasión más clara del partido en las botas de Fekir. El francés recibió un balón de William Carvalho solo dentro del área, pero le cayó a la derecha y su disparo lo repelió con la pierna Mamardashvili. El portero georgiano fue la figura de su equipo y en el 89 desbarató otro intento de Borja Iglesias. En el córner posterior, el Valencia ejecutó una contra perfecto que no acabó en gol porque Bravo detuvo el lanzamiento tocado de Carlos Soler. No hubo tiempo para más y la final se fue a la prórroga.

Y en el tiempo extra, el miedo a perder y el cansancio pesaron sobre los jugadores de los dos equipos. Los penaltis decidirían el título de esta Copa del Rey. Carlos Soler, Racic, Guedes y Gayá marcaron por parte valencianista, pero el fallo de Musah en el cuarto lanzamiento decidió el devenir de los suyos. El Betis realizó una tanda inmaculada y acertaron William José, Joaquín, Guardado, Tello y Miranda, que dio el título de la Copa del Rey al equipo de su vida.