| 04 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Miralem Pjanic, durante su etapa en el Barça
Miralem Pjanic, durante su etapa en el Barça

El Barça manda a Pjanic al Besiktas

El conjunto azulgrana logra colocar al centrocampista bosnio en el equipo turco. Se marcha cedido por una temporada y ambos clubes se harán cargo del salario a partes iguales

| Alberto Sánchez Deportes

El Fútbol Club Barcelona logró a última hora de este jueves una misión que parecía casi imposible: quitarse de encima a Miralem Pjanic. El centrocampista bosnio era un incordio para Ronald Koeman, que no lo quería, y encima tenía un salario elevado que sangraba la débil economía de los culés.

El mercado en gran parte del fútbol se cerró el 1 de septiembre y todo hacía indicar que Pjanic continuaría una temporada más -o al menos hasta enero- en el Barça. El club trabajó para darle salida y desde Italia llegaron varias ofertas de cesión, pero en ninguna hubo acuerdo. Pero ayer apareció un actor inesperado. En Turquía seguía activo el mercado de fichajes y el Besiktas llamó al Barcelona para solicitar la cesión del mediocentro. Dicho y hecho.

 

Ambos clubes llegaron rápidamente a un acuerdo y el bosnio viajó por la tarde hasta Estambul para pasar el reconocimiento médico y firmar por el Besiktas. Las dos entidades se harán cargo de su salario al 50 por ciento. y el propio jugador compartió en las 'stories' de Instagram su viaje. El Barcelona también mantuvo conversaciones con el Zénit de San Petersburgo por si se truncaba la operación, pero finalmente la vía turca salió para adelante.

De esta manera, el Barça encuentra acomodo para uno de sus descartes y aligera peso en la masa salarial de la plantilla. En los últimos días, el conjunto azulgrana ha logrado dar salida a Emerson, Griezmann, Ilaix Moriba, Rey Manaj y ahora a Pjanic. El trabajo de la administración Laporta continúa para equilibrar su maltrecha economía.

El centrocampista bosnio todavía tiene tres años más de contrato con el Barcelona y se va después de una campaña muy gris en la que nunca llegó a encajar. Llegó el verano pasado procedente de la Juventus en esa especie de trueque por Arthur y entre todas las competiciones disputó 30 partidos, 13 de ellos como titular y solo completó cinco. En total, 1.302 minutos en los que no logró anotar ningún gol y, lo que es peor para su equipo, fue intrascendente en el juego.