| 25 de Noviembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Pedro Sánchez
Pedro Sánchez

Sánchez manda las pensiones españolas a la cola del ránking mundial

El sistema de pensiones nacional, que fue uno de los más valorados del mundo, está en estos momentos en el puesto 26 tras la llegada de Sánchez a Moncloa

| Miguel Centeno Economía

Pedro Sánchez siempre se ha llenado la boca con el tema de las pensiones, llevando este tipo de retribuciones públicas como una de sus banderas electorales preferidas. “No vamos a bajar las pensiones”, “hay que proteger el sistema de pensiones” o “frente a los recortes del PP, los progresistas reforzamos el sistema público de pensiones”, son solo algunos de los mantras que ha venido repitiendo en los últimos meses el presidente del Gobierno. 

Sin embargo, y como ya viene siendo habitual en los últimos meses e incluso años, frente al relato de Moncloa y del PSOE, llegan los datos reales que hunden las políticas del Gobierno de coalición, el mismo que prometió ser (y dice que es), el más progresista de la historia de la democracia. 

Y el último palo al sistema de pensiones pública en nuestro país llega de la mano de Mercer CFA Institute Global Pension Index (MCGPI), el mayor ranking mundial que valora y clasifica los sistemas de pensiones de los principales países del mundo. Según este organismo, el sistema de pensiones español ha descendido este año cuatro puestos con respecto a 2021, pasando a ocupar ahora la posición número 26 de un total de 44 sistemas de pensiones analizados, teniendo en cuenta que el sistema de pensiones que recoge el informe es el anterior a que se publicaran los nuevos Presupuestos Generales del Estado (PGE).

El MCGPI, un proyecto de investigación colaborativo entre la consultora Mercer, el Centro de Estudios Financieros Monash (MCFS) y CFA Institute, compara 44 sistemas de jubilación, que representan al 65% del total mundial, estableciendo un ranking global, utilizando más de 50 indicadores para asignar un valor a cada uno de los tres subíndices según su peso: suficiencia (40%), sostenibilidad (35%) e integridad (25%).

Y en el caso del sistema de jubilación español, el estudio le da un palo al Gobierno de coalición como pocas veces se ha visto: y es que señala que el principal desafío continúa siendo la sostenibilidad del sistema público a medio y largo plazo. Este subíndice, el de sostenibilidad, mejora muy poco, de 28,1 a 28,7 puntos, y sigue siendo uno de los más bajos de los 44 países analizados.

También mejoran los otros dos subíndices, el de integridad y el de suficiencia, lo que eleva el índice general de España en tres puntos, de 58,6 puntos en 2021 a 61,8 puntos en 2022. No obstante, este incremento no se traduce en una mejor posición de España en el ránking debido a que la media general de países también ha aumentado. El índice cataloga a España con la nota 'C+', un sistema bueno con carencias y riesgos que deben ser abordados para que su eficacia y su sostenibilidad a largo plazo no sean cuestionadas.

De hecho, para mejorar el valor del índice global del sistema español, el estudio recomienda proporcionar un mayor apoyo a los individuos con bajo nivel adquisitivo y de edad más avanzada, aumentar la cobertura de los trabajadores en los planes de pensiones a través de la afiliación o la inscripción automática, e incrementar la tasa de participación de la población activa en las edades más avanzadas.

En su 14º edición, el Mercer CFA Institute Global Index vuelve a situar a Islandia a la cabeza del ránking, con una nota de 84,7 puntos, seguida por Países Bajos (84,6 puntos) y Dinamarca (82 puntos). Por contra, Tailandia presenta el valor más bajo (41,7 puntos) y México es el país que más avanza con respecto a 2021 gracias a su reforma de pensiones. El informe de este año advierte de que el entorno económico actual, con un crecimiento salarial reducido, una inflación creciente y una reducción de los rendimientos de las inversiones en muchas clases de activos, representan un desafío para los sistemas de pensiones de todo el mundo.

Sánchez, empeñado en destrozar la viabilidad del sistema

Y es que hemos llegado a esta situación, entre otras muchas cuestiones, por la insistencia del Gobierno de Pedro Sánchez en destrozar y aniquilar la viabilidad del sistema nacional de pensiones. En primer lugar, porque existe un problema de relevo generacional claro y evidente que pone en peligro la continuidad del sistema para los futuros pensionistas. 

En segundo lugar, tal y como apuntan estudios independientes y consultoras, porque la constante revalorización de las pensiones supone un agujero para las arcas del Estado inasumible, más si cabe ante el nivel de endeudamiento público que el Estado sufre en estos momentos. 

Y a todo ello, se le suma una novedad del sistema anunciada por el Gobierno esta misma semana: más de un tercio del incremento de los ingresos por cotizaciones previsto para 2023 en los Presupuestos de la Seguridad Social se debe al alza de las bases de cotización (máximas y mínimas), según ha explicado este lunes el secretario de Estado de Seguridad Social y Pensiones, Borja Suárez, durante la presentación de las principales líneas de las cuentas del sistema para el próximo año.

En concreto, la Seguridad Social prevé ingresar el próximo año 152.075 millones de euros en cotizaciones sociales, un 8,4% por encima de la liquidación prevista para 2022 (11.814 millones de euros más). De este incremento del 8,4%, un total de 3,8 puntos se deben a la subida de la base media de cotización proyectada para 2023 o, lo que es lo mismo, la subida de las bases explicará algo más de 5.000 millones de euros del conjunto de 11.814 millones de euros en que aumentarán los ingresos por cuotas en el próximo año respecto a la cifra de liquidación prevista para 2022.