| 14 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Juanma Moreno y Núñez Feijoó, con el Rey
Juanma Moreno y Núñez Feijoó, con el Rey

La Cumbre de Presidentes, otra tomadura de pelo más de Pedro Sánchez

Madrid, Andalucía, Galicia, Murcia o Castilla y León tienen razón en sus quejas: lo lamentable es que los barones socialistas se callen y no repudien la propaganda hueca de Moncloa.

| ESdiario Editorial

 

Pedro Sánchez escenificó en Salamanca su enésima tomadura de pelo con una Cumbre de Presidentes Autonómicos que, lejos de servir para profundizar en una auténtica cogobernanza en momentos tan difíciles, se agotó una vez más en otra ceremonia de autobombo vacío.

Que dirigentes tan cabales como el andaluz Juanma Moreno, el gallego Feijoó, el murciano López Miras o el castellanolenés Mañueco salieran de allí decepcionados no obedece a una estrategia de partido; sino a la galopante ausencia de un liderazgo nacional que, más allá de ideologías y siglas, ponga el foco en el estropicio económico y sanitario que sufre España, el peor desde 1936: lo lamentable es que sus colegas socialistas como Page o Vara aceptaran el trágala que también les perjudica.

 

El plantón de Cataluña y los beneficios concedidos al País Vasco de antemano  resumen la falta de pudor de un presidente del Gobierno que ha pretendido utilizar a sus homólogos autonómicos como mero atrezzo de una función propagandística con la que quiere persuadir a los españoles de que, gracias a él y a su gestión de "medalla de oro", todos los padecimientos que ven y sufren a diario son una ficción.

Lo triste es que Page, Vara o Puig no se sumen a Ayuso, Moreno, Feijoó, Mañueco o Miras en la denuncia a Sánchez

El caramelo de la participación en la gestión del primer tramo de Fondos Europeos, unos 10.000 millones, no es sino la continuación de ese artificio sanchista según el cual España vive sumida en la prosperidad, la abundancia y el futuro esplendoroso: más allá de que presume con dinero ajeno, condicionado a reformas que nunca llegan, ¿cómo algo tan relevante va a poder resolverse con un anuncio verbal y una hoja escrita evanescente?

Se castiga a los que ayudan

Las quejas de los presidentes populares, tan razonables como educadas, se resumen también en el imprescindible tono más contundente de la titular madrileña, Isabel Díaz Ayuso, que hizo una inapelable síntesis del encuentro recordando que, frente a las palabras siempre melosas de Sánchez, prevalecen los hechos: un ataque sistemático a Madrid y un sectarismo atroz contra las Comunidades que construyen España para premiar, a la vez, a los Gobiernos autonómicos que más empeño ponen en debilitarla.

La verdadera Cumbre de Presidentes es la que Sánchez celebrará a solas el lunes con Pere Aragonés, con una mesa bilateral ignominiosa de la que nada bueno puede salir, en el caso de que tenga a bien revelar el contenido de sus acuerdos. La de Salamanca, pese a la buena voluntad de los participantes, no ha sido más que otro "Aló presidente" celebrado con dinero ajeno, promesas en el aire y una falta escandalosa de rigor, tapado de nuevo por la burda propaganda.