| 16 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez haciendo balance
Pedro Sánchez haciendo balance

Pedro Sánchez solo es medalla de oro en destrucción y sectarismo

El presidente presume de una gestión desastrosa que ha incrementado todos los problemas existentes y ha creado otros que no tenía España.

| ESdiario Editorial

Pedro Sánchez volvió a protagonizar su enésimo "Aló presidente" para colgarse una sonrojante "medalla de oro" a sí mismo, vanagloriándose de su gestión sanitaria y económica, una de las peores del mundo con los datos oficiales de todas las instituciones y organismos serios nacionales e internacionales.

En términos de mortalidad, desempleo, destrucción del PIB y deuda pública; España está desgraciadamente en el Top 5 del mundo, liderando apartados tan trágicos como el paro femenino y juvenil. Nadie, salvo Argentina, ha experimentado una destrucción tan profunda de su economía. Y muy pocos han visto morir a tanta gente , si las víctimas del COVID se miden correctamente, con arreglo porcentual a su población.

 

Con ese panorama objetivo, es casi indecoroso presentarse ante la opinión pública presumiendo de unos resultados que los ciudadanos no ven, impulsándose en cifras positivas que o son coyunturales o son ajenas a su gestión: porque la recuperación de empleo depende del impulso de los empresarios y del contrapeso de regiones como Madrid o Andalucía, y no de políticas fiscales y laborales destructivas del Gobierno. Y el progreso de la vacunación, de las existencias que envía Europa y de la diligencia de las Comunidades Autónomas para inocularlas.

Pedro Sánchez solo es medalla de oro en agravar los problemas existentes y en crear otros nuevos que no padecíamos

Nada de lo positivo procede de decisiones sensatas del presidente del Gobierno, que sí ha agravado los problemas existentes de manera clara en lo económico y en lo sanitario: la falta de medidas para auxiliar a las regiones en su lucha contra la pandemia  o la sistemática adopción de decisiones contraproducentes en los ámbitos fiscal, económico y laboral han añadido más quebrantos a los ya existentes y perfilan una España empobrecida y subsidiada.

El debate del Estado de la Nación

A ese cuadro, este presidente y su Gobierno han añadido además problemas inexistentes, derivados de sus estrictas necesidades políticas: la recuperación del lenguaje de confrontación; el estímulo del independentismo más voraz que nunca o la fractura social constante con una batería de leyes e imposiciones de corte sectario e ideológico.

Que ante todo eso Sánchez opte por hacerse otra foto y lanzar un monólogo, en lugar de someterse a un Debate del Estado de la Nación, describe a la perfección al personaje y resume el poco respeto que le merecen los ciudadanos. A estas alturas, sigue pensando que una palabra suya es suficiente para borrar la realidad que tantos y tantos padecen.