| 07 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Manuel Chaves y José Antonio Griñán
Manuel Chaves y José Antonio Griñán

Los ERE, el mayor escándalo de corrupción de la democracia y es del PSOE

Las condenas en firme a Chaves y Griñán señalan a todo el PSOE y a Pedro Sánchez, que llegó al poder denunciando corrupción y ahora calle y se hace cómplice de este bochorno.

| ESdiario Editorial

 

El Tribunal Supremo ha confirmado la condena a seis años de cárcel a José Antonio Griñán y nueve de inhabilitación a Manuel Chaves, ambos presidentes de la Junta de Andalucía y del PSOE, como responsables de una trama de corrupción institucionalizada que durante años desvió casi 700 millones de fondos públicos a través de los llamados ERE.

El escándalo no tiene parangón, por la jerarquía de los condenados, la participación de las instituciones, las inmensas cantidades defraudas y el objetivo perseguido, quizá lo más grave de todo: alterar el funcionamiento normal de la democracia para implantar un sistema clientelar que perpetuara al partido en Andalucía y le ayudara a ganar elecciones en toda España.

 

Ha habido muchos casos de corrupción en España, en todas las orillas ideológicas, pero ninguno de esta dimensión y naturaleza, por mucho que el PSOE y su formidable maquinaria mediática se empeñen en minimizarlo: sorprende que los mismos que aún hoy persiguen a Rajoy o a Cospedal con unos audios del infame Villarejo o han hecho del hermano de Ayuso o las mascarillas de Almeida un leiv motiv diario se dediquen ahora, sin demasiado pudor, a camuflar un bochorno sin precedentes.

Que afecta desde luego a los condenados, pero también a su partido y especialmente a su actual líder, el presidente Sánchez, por varias razones. La primera y más relevante es porque él accedió por vez primera a la Moncloa con una moción de censura que justificó en la necesidad de relevar a Rajoy por un caso de corrupción ajeno en cuyo juicio solo participó como testigo.

El caso de los ERE no solo juzga a chaves y a Griñán, también al conjunto del PSOE durante lustros hasta los tiempos de Sánchez

Que entonces pusiera el listón de exigencia tan alto y hoy guarde silencio o movilice a sus portavoces para atacar al PP e infravalorar este caso, es simplemente inadmisible y definitorio de un dirigente capaz de sostener lo uno y lo contrario sin el menor atisbo de escrúpulos.

Sánchez, señalado

Pero es que además él mismo es deudor del PSOE andaluz, que en tiempos de Susana Díaz le cedió todo su poderío para suceder a Rubalcaba: aquel desconocido dirigente local de Madrid llegó a Ferraz por el préstamo de la dirigente andaluza, que quiso situar a alguien provisional y sin peso mientras ella concurría a las Elecciones Autonómicas. Que luego fuera traicionada es otra historia, pero el comienzo de todo fue así.

Por lo demás, queda por resolverse el futuro personal de los condenados, que en un caso incluye penas de prisión y ya ha suscitado un intento de petición de indulto que a buen seguro Sánchez valorará: si lo hizo con los golpistas de Cataluña, ¿cómo no va a estudiarlo con los compañeros que hace nada presidían el partido que ahora le padece a él?