| 15 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez
Pedro Sánchez

España se merece una explicación de Sánchez: 100 soldados muertos en Afganistán

El presidente es el único líder de un país concernido por este conflicto que no ha comparecido para dar explicaciones ni ha acudido a sede parlamentaria.

| ESdiario Editorial

España es uno de los diez países del mundo que más víctimas ha sufrido en Afganistán desde que, hace 20 años, la comunidad internacional aportara tropas para restituir y mantener un cierto orden diplomático en aquel avispero hoy abandonado.

102 soldados españoles perdieron la vida en esas dos décadas, en accidentes deplorables como el del Yak 42, en atentados terroristas y en maniobras y percances de todo tipo que hicieron de ese destino uno de los más peligrosos para las Fuerzas Armadas.

Pese a ello, Pedro Sánchez es el único presidente de un país concernido directamente por este drama que no ha tenido una comparecencia pública para dar explicaciones de la salida de Kabul, de sus consecuencias y de las circunstancias que, entre otras cosas, han convertido en baldío el esfuerzo y sacrificio de nuestros soldados.

Los españoles en general y los 100 soldados muertos en particular, se merecen otra actitud del presidente Sánchez

El mismo gobernante que irrumpe en televisión para narrar cómo será España en el año 2050, para adjudicarse a sí mismo los avances en la vacuna española y para tantas y tantas ceremonias propagandísticas; no ha encontrado el momento  para explicar un episodio que, entre otras cosas, ha mantenido y mantiene  cerca de 500 españoles y colaboradores de nuestro país atrapados en un infierno.

Tampoco ha aceptado comparecer en sede parlamentaria, con el mismo desprecio que le ha llevado, desde 2018, a restringir al mínimo la actividad del Congreso en cualquier asunto que le incomoda: la investigación del Delcygate, su propia tesis doctoral o la supuesta financiación irregular de Podemos.

Si a todo ello le sumamos la larga lista de resoluciones adversas del Consejo de Transparencia y la reducción de controles elementales en la Cámara Baja durante el estado de alarma, alcanzamos una conclusión lamentable: Sánchez es, de largo, el presidente más opaco y cesarista que ha tenido nunca España. Y lo es, incluso, con fallecidos de por medio: sean en una pandemia o en ese horror vigente en Afganistán.