| 20 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
La condenada durante su traslado a los juzgados de Elche / Foto: epe.es
La condenada durante su traslado a los juzgados de Elche / Foto: epe.es

Condenada a 40 años de cárcel por el asesinato de sus dos bebés recién nacidos

En el juicio ha quedado demostrado que la mujer introdujo en una bolsa de plástico a sus mellizos después de dar a luz en el cuarto de baño de su casa

| A. Maestre Edición Elche

La Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Alicante ha condenado a 40 años de prisión a una mujer por el asesinato de sus dos bebés mellizos recién nacidos, justo después de dar a luz en el cuarto de baño de su vivienda de Elche, un chalet ubicado en una zona de casas diseminadas del suroeste de la ciudad. 

La sentencia, que recoge el veredicto de culpabilidad emitido por un jurado popular, ha sido notificada este viernes a las partes y puede ser recurrida en apelación ante la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV). 

Parió en el cuarto de baño

Los hechos ocurrieron el 30 de enero de 2020, cuando la acusada, entonces de 18 años de edad, se encerró en el cuarto de baño de su domicilio, que compartía con su madre, su padrastro y su hermano menor, y alumbró, sin solicitar ningún tipo de ayuda, a dos neonatos. 

Primero dio a luz a un bebé y, "con la intención de acabar con su vida, o al menos representándose la posibilidad de que esto ocurriera y asumiendo dicho resultado, lo introdujo inmediatamente en una bolsa de plástico", según declara probado la resolución judicial. 

 

Después dio a luz a un segundo bebé que metió en la misma bolsa con el primero. Ambos niños fallecieron al no establecerse la función respiratoria, pues también se encontraban tapados con toallas.  La magistrada que presidió este juicio con jurado ha condenado a la madre como autora de dos delitos de asesinato con la agravante de parentesco a sendas penas de 20 años de prisión.