| 22 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El alcalde, Emilio Bascuñana, y el concejal Rafael Almagro, junto con los autores de la obra
El alcalde, Emilio Bascuñana, y el concejal Rafael Almagro, junto con los autores de la obra

Juan Orbegozo, un oriolano en la independencia de México

Esta publicación contribuye a rescatar y dar a conocer la figura de este militar nacido en Orihuela, en los años setenta del siglo XVIII, que residió en México casi 30 años de su vida

Se ha presentado en Zacatecas (México) y Orihuela el libro “Un oriolano en la independencia de México: Juan Orbegozo Maseres”, escrito por Antonio Luis Galiano Pérez, cronista oficial de Orihuela y Juan Antonio Alfonso Resalt, cronista oficial de Leganés. Publicado bajo los auspicios de la Concejalía de Patrimonio del Ayuntamiento oriolano, el acto celebrado en nuestra ciudad contó con la `presencia de los autores y del concejal Rafael Almagro y el alcalde Emilio Bascuñana. ´

En Zacatecas también fue presentado por Óscar González Azuela, presidente de la Academia de la Historia de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística; y Manuel González Ramírez, cronista del Estado y Ciudad de Zacatecas.

¿Quién era Orbegozo Maseres? Como manifiestan los autores del libro, “un desconocido para Orihuela, su tierra natal y por extensión en España, y prácticamente no investigado en profundidad en México, pero tenemos la esperanza que esta aportación pondrá de manifiesto, para ambas, la presencia de un importante personaje que vivió momentos trascendentes para la Historia de los dos países”.

La obra se estructura en dos partes: antes y después de la presencia de Orbegozo en la Nueva España. Así, a modo de capítulos, tras una breve descripción de Orihuela en la década de los setenta del siglo XVIII, van desgranando los antecedentes de la familia Orbegozo Maseres, en que se funden geográficamente los apellidos procedentes de Mallorca y Orihuela, introduciéndonos en su presencia en la vida social, política, militar, eclesiástica y universitarias de los mismos, en algunos momentos anteriores y en torno a la Guerra de la Sucesión, en que austriacos y borbones peleaban por el Trono de España.

 

De esta forma llegamos hasta el matrimonio de sus padres, por poderes en Orihuela, y al nacimiento de Juan Orbegozo Maseres, el 20 de diciembre de 1779, el bautizo en la parroquia de las Santas Justa y Rufina, época infantil y la incorporación al Ejército, a los doce años, como cadete en Lorca.

Se alude en el libro a la Guerra de la Convención o del Rosellón, entre España y Francia (en la que su padre tuvo protagonismo en el frente de los Pirineos), a la que seguirá la Guerra de la Independencia, con la ciudad de Orihuela en retaguardia, varias epidemias de fiebre amarilla, y la presencia de Orbegozo en lo que es hoy San Fernando, encontrándose probablemente viviendo el ambiente de las Cortes de Cádiz.

En 1816, entre las expediciones que marchan a México ante la insurrección y pretensión de independizarse de España, Juan Orbegozo marcha para llegar al continente americano a principios de 1817, dentro del Ejército Realista, siendo encargado de interrogar al español Xavier Mina, uno de los que capitaneaba a los insurgentes y que es considerado como uno de los héroes mexicanos. Posteriormente, después del Tratado de Puebla, al retirarse las tropas españolas de México, el oriolano decide incorporarse al Ejército Trigarante capitaneado por Agustín de Iturbide, haciendo la entrada con él mismo en la capital de México, el 27 de septiembre de 1821, y firmando el Acta de Independencia al día siguiente.

Comenzará de este modo Orbegozo su vida política, formando parte de la primera institución legislativa mexicana y llegando a ser segundo presidente del Congreso provisional constitutivo. Tras ello, se integra entre los miembros de la oposición a Iturbide, dentro de una línea republicana, para regresar seguidamente a la vida militar. Contrae matrimonio por primera vez en Veracruz con la hija de un español, y es padre de dos hijos. Cuando ostentaba el grado de general del Ejercito Mexicano, le fue encomendado el reconocimiento del Istmo de Tehuantepec y recibió también el encargo de realizar los trabajos de la confección del mapa general de la República. Dentro del Ejército ocupó el cargo de comandante militar de Xalapa, inspector de la Milicia Activa, vocal de la Junta Consultiva de Guerra, miembro de la Comisión para la formación del proyecto de arreglo del Ejército y jefe de la Plana Mayor del mismo, y Jefe de los caminos de la República.

A su regreso a la capital, Juan Orbegozo empieza a desarrollar una intensa vida social: forma parte del grupo fundador del Instituto Nacional de Geografía y Estadística, origen de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística; y asimismo de la Sociedad Patriótica promovedora de la defensa nacional, con motivo de la Guerra entre Francia y México, conocida como la “Guerra de los Pasteles”. Además, fue uno de los fundadores de las efímeras Academias de la Lengua y Nacional de Historia. Por otro lado, estuvo vinculado con el Ateneo Mexicano, con el Colegio de Minería y colaboró con numerosos artículos en El Mosaico Mexicano y en el Registro Trimestre.

Orbegozo destacó como astrónomo y formó parte de la comisión para determinar la equivalencia de la vara mexicana para la adopción del Sistema Métrico Decimal. Enviudó y contrajo segundas nupcias en México con una veracruzana. En mayo de año 1846, fue elegido diputado suplente por la clase militar y a la una del día del sábado día 5 de diciembre del mismo año, fallecía en la ciudad de México, cuando le faltaban quince días para cumplir 67 años. Su cuerpo fue inhumado en el Panteón de Santa Paula.

Antonio Luis Galiano concluye recordando que el personaje fue testigo de la Independencia de México, firmando su Acta y uno de los propulsores de la proclamación de la República de los Estados Mexicanos. “Estimamos que hemos intentado rescatar su figura poco estudiada en México, olvidada incluso en su tierra natal de la que partió muy joven para dirigirse a otros lugares, afincándose definitivamente en la tierra mexicana donde fue testigo y formó parte de su historia”. Pero los autores del libro son conscientes de que “muchas situaciones en la vida de nuestro personaje no hemos logrado alcanzarlas”, aunque dejan una puerta abierta para seguir profundizando en el personaje.

Sin duda, esta publicación contribuye a rescatar y dar a conocer la figura de este militar nacido en Orihuela, en los años setenta del siglo XVIII, que residió en México casi 30 años de su vida, donde formó familia y donde dejó su impronta en numerosas instituciones mexicanas.